Reunión del Foro por La Isleta, en la plaza del Pueblo, para tratar el asunto del taller de megayates. / JUAN CARLOS ALONSO

El Foro por La Isleta anuncia un recurso judicial contra el permiso dado al taller de megayates

La plataforma ciudadana plantea la necesidad de aplicar en El Refugio un modelo de convivencia puerto-ciudad como el de la ciudad de Barcelona

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los colectivos y ciudadanos integrados en el Foro por La Isleta decidieron en la noche del martes denunciar en la vía contencioso-administrativa la autorización dada a la empresa Rodritol para la construcción de un taller de megayates en el puerto del Refugio.

La defensa de la recuperación de este espacio en el istmo de Santa Catalina entra en una fase nueva de litigiosidad, que presumiblemente llevará el asunto a los tribunales.

En estos últimos meses, la plataforma ciudadana Foro por La Isleta solicitó también la mediación del Diputado del Común, Rafael Yanes, para tratar de conseguir un pronunciamiento institucional en favor del traslado del astillero a otras zonas del Puerto de La Luz y de Las Palmas, donde no suponga un obstáculo al ansiado encuentro del puerto y la ciudad en el istmo.

Pedir el expediente

El presidente del Foro por La Isleta, Félix Alonso, aseguró que los primeros pasos que dará esta plataforma será dirigirse al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para solicitarle el expediente relativo a la instalación de este equipamiento.

«El tema está en ver si ha habido declaración de impacto ambiental», indicó.

En su momento, el servicio de Edificaciones y la Asesoría Jurídica del Consistorio avalaron el dictamen favorable de la Comisión de Interpretación y Seguimiento del Plan General de Ordenación respecto a un estudio de incidencia ambiental que fue presentado por la empresa.

Taller o centro náutico

«Para llegar a esa conclusión lo que se utiliza es un galimatías para minimizar la realidad de la actividad de manera que no lo llama taller de megayates sino un centro náutico de servicios de atención a embarcaciones deportivas de gran porte y otras profesiones análogas», aseguraron vecinos y ecologistas.

«Ellos no hablan de que se trata de unos talleres, lo intentan ocultar», añadió este miércoles el portavoz de los 32 colectivos sociales, culturales, vecinales y deportivos que conforman el Foro por La Isleta.

Financiación

El principal obstáculo al que se enfrente la asociación ahora es el de conseguir la financiación suficiente para mantener el pulso en los juzgados. En la noche del martes, los asistentes a la reunión pudieron escuchar la experiencia que ha vivido la asociación de vecinos Ciudad Alta, encabezada por María de los Ángeles Sánchez, en la lucha contra la construcción de dos torres en el solar del Canódromo, que dura ya dieciocho años.

«Vamos a seguir pidiendo apoyo económico porque este tipo de procedimientos no salen baratos y no estamos en un barrio pudiente», expuso Alonso.

El dato

  • 13 millones de euros. Es la inversión prevista en la construcción del equipamiento. Los datos que maneja la empresa Rodritol es que el taller de megayates generará un total de doscientos empleos directos e indirectos. Un total de 620 barcos de este tipo cruzan cada año por las aguas de Canarias.

El Foro por La Isleta recoge el sentir de un barrio que considera que es el recipiente de todas las instalaciones que se consideran molestas en otras partes de la ciudad. Como ejemplo de ello, exponen que mientras que se fijan mil amarres nuevos en el muelle deportivo, en La Isleta se instalan los talleres.

« Parece que somos el basurero de la ciudad, como ocurrió cuando proyectaron la planta de biomasa» en el año 2016. «Nos quieren meter a nosotros lo que nadie quiere», añadió el presidente del Foro por La Isleta.

El modelo de Barcelona

Los vecinos se fijan ya en el modelo portuario de Barcelona. «Allí hay un muelle similar al del Refugio y está lleno de árboles, de zonas verdes, de un paseo y de museos», indicó Alonso, «en nuestro caso, este espacio está muy pegado a la ciudad ya que está a cien metros del castillo de La Luz y si se soterra la avenida marítima, se perderá la oportunidad de unir este espacio con el mercado del puerto o el castillo».

En anteriores ocasiones, el Puerto ha defendido que el proyecto cumple con todas la garantías ambientales.

Respecto a un informe de Salud Pública que advertía de los riesgos para la población, se dijo que las conclusiones no eran válidas porque el análisis se hizo sin tener en cuenta los detalles del proyecto de Rodritol en el solar.