Imagen de la vista de apelación celebrada ayer. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

Caso Fervorini: Las defensas alegan que no fue asesinato

Las defensas alegan en apelación que la prueba había sido valorada de forma errónea y que el delito de asesinato no se correspondía con los hechos juzgados

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Las defensas de las cinco personas condenadas por el asesinato del italiano Davide Fervorini alegaron ayer ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJC, que la prueba había sido valorada de forma errónea y que el delito de asesinato no se correspondía con los hechos juzgados.

Hay que recordar que los acusados fueron condenados a penas que llegaban hasta los 29 años de prisión.

Insistieron en que no se pudo determinar quién había tirado la piedra a la víctima y que, por ello, no se podía culpar a todos por su muerte. Mientras tanto, fiscal y acusación particular interesaron la ratificación del fallo de la Sección Sexta de la Audiencia considerando que estaba bien fundamentado.

Hay que recordar que la Sala 22 años de prisión por asesinato y robo a la acusada Sophia García Bergman; un total de 26 años y seis meses a Adonay Guerra por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salud pública; 29 años a Ruber Pérez por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salid pública; 22 años a Alejandro Antúnez por asesinato y robo con fuerza; la misma condena para Wilson Quijano por idénticos delitos, y tres años de cárcel a Layonel Pérez por un delito contra la salud pública La sentencia declara probado que la acusada Sophia Valinhas García Bergmann Montezuma, que tenía una relación de amistad con Davide Fervorini -y a la que éste había trasmitido su intención de traspasar la asociación de cannabis que el mismo regentaba-, una vez que tuvo conocimiento de que Davide había percibido el dinero por el traspaso, se lo comentó al acusado Adonay Santiago Guerra Chordi, por lo que decidieron sustraerle el dinero , y proponiendo ambos a participar al resto de los acusados , a Rubén Pérez Santana, Alejandro Antúnez Santana y Wilson Enrique Quijano Burgos, los cuales aceptaron.

El día 11 de septiembre de 2018, sigue la resolución, Adonay, con consentimiento de Sophia, envió un SMS desde el móvil de Sophia, haciéndose pasar ésta, para quedar en un lugar con Davide, «y confiando Davide que iba a quedar sólo con Sophia para intimar, le dijo a Davide que quedase en una construcción abandonada siendo una edificación que está ubicada al final de una carretera asfaltada de Barranco Seco».

Siempre según el fallo dictado por la magistrada Oscarina Naranjo García, Rubén, junto con los acusados Alejandro y Wilson, subieron a una casa en Valleseco donde se encontraban Adonay y Sophia y entre todos conciertan aquella cita para robarle el dinero del traspaso.

Sobre las 22,00h del día 11 de septiembre de 2018, los cinco acusados acuden al lugar pactado y mientras los acusados Rubén, Adonay, Alejandro y Wilson se esconden, Sophia acude al encuentro de Davide.

Adonay Rubén Alejandro y Wilson sorprendieron al hoy fallecido, se abalanzaron sobre él sorpresivamente, lo sacaron al exterior de la casa, y «con ánimo de acabar con su vida Adonay le hizo un mataleón [una llave de lucha], y propiciando que el resto de acusados Rubén, le golpeara contundentemente con un bate de béisbol en el tórax y Alejandro y Wilson le agredieran con puñetazos, patadas y contundentes golpes con un bate de béisbol».

A continuación Adonay y Rubén, «lo arrastraron dentro de la casa y en ese estado de total y evidente indefensión y para ejecutar el inicial propósito, Adonay cogió una piedra de grandes dimensiones, que se encontraba dentro de la casa abandonada y se la arrojó con contundencia sobre la cabeza al menos en dos ocasiones, hasta que acabaron con su vida con la brutal agresión, y dejando la piedra al lado del cadáver de Davide», expone la resolución.

Como consecuencia de los anteriores hechos, Davide Fervorini murió por shock traumático causado por traumatismo craneal y torácico.

El cadáver fue hallado el 16 de septiembre de 2018, cinco días más tarde de la comisión de los hechos.