Lili Quintana. junto al teatro Guiniguada. / cober

«Me encanta todo el entorno del Guiniguada»

La popular actriz desvela algunos de sus lugares favoritos en la capital grancanaria, «una ciudad súper viva»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

Lili Quintana nació en Teror, pero reside en la capital grancanaria desde que tenía un año de edad. La popular actriz continúa con sus personajes televisivos 'En otra clave' y subiéndose a los escenarios con las obras 'Madre', 'Mitad y mitad', 'Malditas mentiras' -esta noche la representará en Teror- y 'Tres mujeres'. Ha intervenido en las películas 'Rendir los machos', de David Pantaleón, y en 'Érase una vez en Canarias', de Armando Ravelo. Vive un buen momento profesional, que ella define de forma jocosa como un periodo en el que está «súper activa, pero no forrada».

Lleva 33 años de profesión y sigue soñando con hacer más cine, poder ser protagonista de una serie y que el trabajo que se realiza en Canarias se conozca más en la Península. Lili Quintana es una mujer muy tranquila, que disfruta mucho de su familia en su tiempo libre. «La zona del Guiniguada y su entorno me encantan. Está la vinculación con el teatro Guiniguada, la zona de Vegueta, los locales de los alrededores, etc. Es uno de mis rincones favoritos de la ciudad, sin olvidarme de Las Canteras, a la que voy con asiduidad para ver a mis padres y disfrutar de la playa», destaca.

De niña aún recuerda su etapa en Parque Atlántico y sus inicios en el teatro en el colegio Extremadura. «Ahí empecé a hacer teatro aficionado gracias a Kiko Crespo, marido de la profesora de música», afirma con añoranza.

Pasa mucho tiempo en Tenerife para los ensayos y grabaciones de 'En otra clave'. Su personaje de Chona sigue manteniendo una enorme popularidad, pero nunca ha querido encasillarse y su bagaje profesional es bastante amplio. El fenómeno de 'En otra clave', antes llamado 'En clave de ja', «es algo increíble. Ya llevo 20 años en el programa y es un fenómeno increíble en la televisión», advierte con admiración.

En su repaso a lugares de Las Palmas de Gran Canaria, a nivel gastronómico, el entorno del Guiniguada también está presente. «Es que cuando salimos del teatro hay restaurantes por la calle de La Pelota e inmediaciones muy ricos. Me gusta picar en muchos sitios», destaca.

Lili Quintana no ha parado de trabajar desde que finalizó el confinamiento. Ella no tiene representante y debe ir encajando su agenda como un auténtico puzle. Ha trabajado con la mayoría de directores de teatro de Canarias, «solo me falta Severiano García, de Delirium», afirma, y últimamente ha quedado maravillada con Nacho Cabrera, «ha sido un descubrimiento brutal para mí».

Aquella joven que estudiaba peluquería y que acudía al Centro Insular de Teatro para asistir a distintos cursos relacionados con las artes escénicas es hoy en día una de las actrices con más carisma de Canarias.

Estuvo durante una época viviendo en Madrid, pero ella recalca que «hay que estar donde esté el trabajo» y éste lo ha encontrado y lo sigue encontrando en las islas. El público le tiene mucho cariño y durante la elaboración del reportaje pudimos comprobar su popularidad cuando un grupo de jóvenes se acercó tímidamente a ella para solicitarle una fotografía. Afable y simpática, Lili Quintana siente pasión por su profesión y destaca que «Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad súper viva».