El día de Todos los Santos se adelanta

Los cementerios empiezan a recibir a las más de 20.000 personas que se esperan estos días para honrar a sus difuntos.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El día de Todos los Santos comenzó a celebrarse en el de San Alonso Rodríguez. Miles de ciudadanos comenzaron a acercarse a ayer a los cementerios de Las Palmas de Gran Canaria para evitar las aglomeraciones que se prevén mañana. Entre ellos estaban Elio Rodríguez y Fefi González, vecinos de la zona Puerto, quienes suelen acudir cada mes o mes y medio a San Lázaro a recordar a sus seres queridos.

La Policía Local tenía ya montado un operativo de tráfico para agilizar los accesos al mayor camposanto de la ciudad, que está operativo desde hace 59 años. Los agentes que estaban activados en la zona destacaron la agilidad de la circulación a las puertas de San Lázaro. Solo cuando la guagua paraba a las puertas de la necrópolis para recoger y dejar gente, se formaba una ligera retención que se despejaba enseguida.

Los que no subieron en transporte público, tenían a su disposición tres supuestos aparcamientos de tierra en los que se pagaba la voluntad al vigilante de turno. «Hoy -por ayer para el lector- se está metiendo ya bastante gente por aquí», explicaba uno de estos auxiliares de estacionamiento.

Aparte de estos terraplenes, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria habilitó el aparcamiento del Estadio de Gran Canaria y el parquin municipal situado junto a la escalera de subida a la Plaza de los Olivos. Otra posibilidad, menos utilizada, era la de aparcar en la urbanización industrial de Las Torres y acceder a San Lázaro por la calle Azuaje.

Gran afluencia

La gerente de la Compañía Canaria de Cementerios (Canaricem), Marina Bethencourt, confirmó que ayer se estaba acercando mucha gente e informó de que las previsiones de estos días permiten estimar una afluencia superior a las 20.000 personas. «Estos dos días son los más importantes aunque mucha gente ya empieza a venir el 31», expuso.

Desde la empresa que gestiona los camposantos municipales se aseguró que Canarias sigue manteniendo con fuerza la tradición de recordar a los deudos. «La gente sigue viniendo con ilusión a estar con sus parientes», explicaron.

Por eso, los cementerios tendrán estos días un horario especial. En el caso de San Lázaro, los monjes abrirán hoy las puertas desde las 06.00 horas hasta las 19.00 horas. En cuanto al resto de recintos (Tafira, Vegueta y el Puerto), hoy tendrán también un horario especial, permaneciendo operativos entre las 07.00 y las 19.00 horas.

Para los que quieran ir mañana o el domingo, deben saber que el horario será el habitual, de 07.30 horas a 17.30 horas.

El crisantemo es el rey

La gran mayoría de las personas que acuden estos días a los cementerios aprovechan para llevar flores a las tumbas de sus allegados. En estos días, «el crisantemo es el rey», asegura Tracy Guerra, de la floristería Miranda Flor, en el mercado de Altavista, y que estos días ha decidido poner un puesto. Y junto al crisantemo, las dos flores inseparables de Todos los Santos son la siempreviva y el clavel.

Esta profesional despachaba ayer en uno de los puestos que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria dispuso para favorecer la venta de flores. Así, aparte del punto de venta de flores que tiene Canaricem, este año se dispusieron otros catorce puestos en San Lázaro, cinco en el del Puerto, cinco en el de Las Palmas y dos en el de Tafira. Todos funcionan con el mismo horario: de 07.00 horas a 19.00 horas.

Las ventas de estos días pueden llegar a representar el 60% del negocio de todo el año para un florista, pero Tracy Guerra se apresura a decir que no se gana más. «Nosotros somos el último escalón en el precio», explicó, «las flores están ahora un poco más caras porque a nosotros también nos las venden más caras». Su precio comienza a encarecerse dos semanas antes de Todos los Santos «y nosotros no tenemos otra salida».

En una jornada como la de ayer, los diez claveles pueden alcanzar los seis euros, mientras que los crisantemos alcanzan los 3,5 euros y las siemprevivas rondan los cinco euros.

«Se nota la diferencia de precios», explicaba Fefi González tras haber adquirido un ramo, «pero ya sabes que esto pasa en estas fechas».

En cuanto a las instalaciones del camposanto, la familia Falero, que procede del barrio de La Isleta, destacó que «el cementerio (de San Lázaro) está muy cuidado». Solo tuvieron algunos problemas de orientación porque la necrópolis ha crecido y se han añadido «tres o cuatro calles nuevas».