El Ayuntamiento no expedientará al taxista que tuvo sexo en el taxi

El servicio de Tráfico concluye que como estaba fuera de servicio no se puede actuar. La Policía trasladará el caso al Cabildo de Gran Canaria

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El servicio de Tráfico del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha concluido la investigación iniciada tras conocerse, por la difusión masiva de un vídeo a través de aplicaciones de mensajería de los móviles, las prácticas sexuales cometidas por un taxista de la capital en el taxi. Las pesquisas han concluido que desde este área no se puede iniciar expediente sancionador «porque el taxi estaba fuera de servicio», según confirmaron fuentes municipales.

El área de Tráfico reconoce también que «no hay nada» en el régimen sancionador de la ordenanza del servicio urbano de taxi de Las Palmas de Gran Canaria. De hecho, se barajaba la posibilidad de aplicar el artículo 57, que contempla los casos de revocación o retirada temporal del certificado habilitante para ejercer como taxista, por un supuesto trato desconsiderado hacia el usuario. Sin embargo, desde el Ayuntamiento se desechó esta vía porque al estar fuera de servicio el taxi, la persona con la que el taxista mantuvo relaciones sexuales no puede ser considerada como cliente.

Esto deja el caso en manos de la Policía Local. La jefatura aseguró ayer que aún no ha recibido la respuesta del servicio de Tráfico y que, en todo caso, habrá que identificar primero al autor de los hechos. Una vez que esto ocurra, la situación se pondrá en manos o bien del Cabildo de Gran Canaria -la institución con capacidad sancionadora según la Ley 13/2007, de 17 de mayo, de Ordenación del Transporte por Carretera de Canarias- o bien de la Policía Local de Telde, ya que los hechos ocurrieron presuntamente en un barrio de este municipio.

La Policía Local ya identificó la matrícula del vehículo en cuestión y el número de licencia.