C7

El deterioro del viaducto del Guiniguada pone en barbecho las restricciones de tráfico en la calle Buenos Aires

El Ayuntamiento estudia ahora que los camiones dejen de circular por la calle de noche

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El deterioro de los tensores del viaducto del Guiniguada, que ha obligado al Cabildo a decretar la prohibición de la circulación de los camiones más pesados por este puente, ha obligado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a cambiar el paso respecto a la reordenación prevista de la calle Buenos Aires. Tras las quejas de los vecinos por el ruido producido por el tráfico, el grupo de gobierno había decidido prohibir el paso de los camiones por esta calle. Sin embargo, el hecho de que se cierre el puente impide ahora aplicar restricciones a la calle Buenos Aires.

El problema es que ahora los vehículos pesados no tienen alternativa fluida. La mayor parte de los camiones que bajan por Buenos Aires proceden de la urbanización industrial Miller. Si no pueden subir a la GC-3 para ir hacia el sur a través del viaducto dañado, ahora no tienen más remedio que ir por Buenos Aires y enlazar con la GC-1.

Por eso, se ha decidido congelar la transformación de la calle Buenos Aires, cuya aplicación estaba prevista para el pasado mes de agosto. «Lo lamento, y más que yo, los vecinos», expuso el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez.

Tras un estudio realizado sobre la transformación de la calle y dado a conocer este martes, se concluyó que «se puede transformar la calle sin que se produzcan problemas de niveles de servicio en ninguno de los escenarios».

Tres alternativas

Este estudio planteaba tres escenarios distintos: el del cierre de la calle Buenos Aires a la circulación de camiones; lo mismo, pero añadiendo un carril bici a costa de los aparcamientos de la zona azul; y la evaluación de las dos actuaciones en el momento en que entre en funcionamiento la MetroGuagua.

Las tres alternativas son realizables, pero el Ayuntamiento optó por la primera por ser la más sencilla. «Solo haría falta poner un cartel para prohibir el paso de los camiones», dijo el edil.

Ramírez indicó que ahora se van a plantear nuevas alternativas «porque la solución es posible». Y añadió que «este va a ser el grupo de gobierno que va a solucionar el problema de forma definitiva».

Sin embargo, el Ayuntamiento no quiere esperar a definir una actuación hasta que el Cabildo repare el viaducto del Guiniguada porque la información que maneja el servicio insular de Obras Públicas es que la vía no pueda estar definitivamente abierta a los vehículos pesados hasta septiembre de 2023, como señaló José Eduardo Ramírez.

Una opción: limitar la circulación

Una de las posibles alternativas que se están estudiando ahora, y que serán planteadas a los vecinos, es la de limitar la circulación de los camiones por la calle Buenos Aires solo de noche. De esta forma, los camiones que salgan de Miller irían a la circunvalación y se dirigirían hacia los túneles de Julio Luengo, donde podrían tomar la GC-1 en dirección sur. Al ser de noche, la afección al tráfico no será importante. «Esto no lo podemos hacer de día porque se colapsaría la zona», aseguró Ramírez.

Por su parte, el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, criticó que los vecinos de la calle Buenos Aires sigan esperando por una solución cuando el Ayuntamiento acordó abordar el asunto en la sesión plenaria que se celebró en octubre del año 2018.