Así luce la vía que se adecentará hoy, una actuación por la que la población no solo de Telde, sino de toda la isla llevaba tiempo esperando. / Arcadio Suárez

Denuncian la «falta de voluntad» para arreglar el socavón de Avenida Marítima

CC ha denunciado que el socavón lleva nueve meses sin repararse por «falta de voluntad política».

EFE Las Palmas de Gran Canaria

Los portavoces de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo han denunciado este miércoles que el socavón existente en la Avenida Marítima de la ciudad, que ha obligado a cortar el tramo, lleva nueve meses sin repararse por «falta de voluntad política».

El concejal nacionalista Francis Candil ha opinado que este socavón de la zona peatonal de la Avenida Marítima es «el ejemplo más claro» de la «falta de implicación» del grupo de gobierno (PSOE-Podemos-NC) para solucionar un problema que lleva meses y que ha servido para «sacar las vergüenzas» de todas las administraciones.

A juicio de CC, siendo responsabilidad del Ayuntamiento el mantenimiento de la vía peatonal, el equipo de gobierno «echa balones fuera» alegando que es competencia del Cabildo y este, a su vez, al Gobierno de Canarias y en última instancia a la Dirección General de Costas.

La realidad es que «ya son nueve meses de un corte en la vía peatonal» que está «perjudicando a miles de vecinos« cada semana, tanto quienes pasean como quienes practican deporte en esta vía que une la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

En opinión de Candil, «de nada sirve» que gobiernen las mismas siglas políticas en las diferentes administraciones (PSOE-NC-Podemos) porque «no hay entendimiento» entre ellas y es «más un problema que un intento de solución».

Para CC, en este y «en otros tantos asuntos» se evidencia este problema de entendimiento y el socavón de la Avenida Marítima es «un ejemplo claro» de ello.

La GC-1, ha recordado, es el «corazón de la movilidad» en la ciudad y la isla, además de otros puntos como el acceso a Julio Luengo, donde «nada se ha movido», o la plaza de Belén María, donde «tampoco ha planteado una solución adecuada» al problema de tráfico para la zona de El Sebadal.

Candil ha pedido al alcalde, Augusto Hidalgo (PSOE), que «dé un golpe en la mesa y exija de una vez por todas una solución inmediata».

Por su parte, la portavoz de CC en el Cabildo de Gran Canaria, Gloria Cabrera, ha señalado que el socavón de la Avenida Marítima es «un escenario más» del «abandono» a la isla, porque, a su juicio, el presidente insular Antonio Morales «la ha devuelto a los años setenta», cuando había que hacer «largas colas de más de dos y tres horas» para ir de la capital al sur.

Ha asegurado que estas retenciones de tráfico «han vuelto a la GC-1» como consecuencia de «la desidia» del Cabildo de Gran Canaria.

Los accesos que producen las retenciones «son competencia única» del Cabildo y «tras seis años de mandato no se ha hecho nada». En esta línea ha mencionado los accesos al parque comercial de La Mareta, y a los polígonos industriales de El Goro, Las Rubiesas, o Salinetas entre otros ejemplos.

El Cabildo, ha recordado, «tiene 800 millones de euros en los presupuestos y más de 1.000 millones que recibirá de Europa y 50 de remanente», y aun así hace «oídos sordos» a la necesidad de una mayor seguridad en las carreteras y ante los ciudadanos que «rezan para no ser ellos los que sufran los accidentes diarios que se dan en la GC-1».

La coalición que gobierna el Cabildo de Gran Canaria (NC-PSOE-Podemos) «ya no es válida», sostiene CC, y es necesario un «cambio en el modelo de isla».

Cabrera ha denunciado además que el presidente regional, Ángel Víctor Torres, «se ha mimetizado con Pedro Sánchez» y «se ha olvidado de Canarias».

Es una cuestión «de voluntad y ganas», no de competencia, ha asegurado Cabrera.

La portavoz nacional de CC, María Fernández, ha denunciado que «tener los mismos colores políticos en el Ayuntamiento, el Cabildo, el Gobierno de Canarias y en el Gobierno de España no está sirviendo de nada», porque «no se sientan a hablar entre ellos y no solucionan los problemas de los grancanarios».

Este problema no es solo de movilidad de las personas sino de seguridad y daños económicos a las empresas portuarias o de transporte a pesar de que depende de cuestiones de infraestructura que «tienen partida presupuestaria que debería ser transferida y ejecutada».

En su opinión, no se entiende cómo teniendo a los mismos grupos políticos en las diferentes estancias gubernamentales «los problemas sigan sin solucionarse».