Acción de concienciación en el San Martín de Porres. / C7

Culmina un proyecto de concienciación ciudadana sobre la gestión de residuos

El proyecto 'Las Tres Erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar', incluido en los presupuestos participativos, concluye tras cinco meses de vida

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La iniciativa fue organizada por Nature Canariensis en el distrito de Ciudad Alta, cuyo objetivo era dar a conocer las distintas vicisitudes en la gestión de los residuos en la capital grancanaria y en toda la isla y sensibilizar sobre la puesta en práctica de la regla de las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), generando alternativas viables a través del uso de productos de larga duración. El concejal Prisco Navarro aseguró que se «ha logrado, a través de distintas actividades, concienciar a un nutrido núcleo poblacional, sobre todo a los más jóvenes, unos 1.550 ciudadanos y ciudadanas, de este distrito en la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente».

El proyecto participativo ha desarrollado sus acciones partiendo de dos tipos de público objetivo: los más jóvenes, mediante actuaciones con los centros educativos, como baluartes de una sociedad más sostenible en el futuro a corto y medio plazo, y a la ciudadanía en general. Unas actividades que han servido para sensibilizar a la población en materia de residuos, impulsando y fomentando las buenas prácticas ambientales y haciendo de cada participante un agente activo y expansivo de cambio.

En los centros educativos, se llevó a cabo el programa 'Residuos Cero-Brigadas Verdes' con el que se quería mejorar el comportamiento ambiental y la sostenibilidad de los centros y generar, así, un músculo de impulso que fomentara la acción de cambio en el alumnado, en el profesorado y en el personal PAS.

A partir de ahí, nacieron varios grupos de voluntarios que se erigieron en 'brigadas verdes'. En total, se crearon 240 brigadas de este tipo, 12 por cada uno de los 20 centros en los se desarrolló esta iniciativa, 4 por cada una de las 3 clases sobre las que se actuó en cada institución educativa implicada. Cada brigada estuvo compuesta por grupos de 5 estudiantes. A partir de unos documentos elaborados por Nature Canariensis, la brigada identificaba los problemas hallados en el centro para tratar de solventarlos.