Vista del lugar donde se ganará terrenos al mar. / C7

Los convenios del cuarto carril en la GC-1 y el Guiniguada, en unas semanas

Obras Públicas anuncia que se está culminando los protocolos para la implantación de la MetroGuagua y el bulevar de Vegueta-Triana

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, anunció ayer que el borrador del convenio para la construcción del cuarto carril en la GC-1, entre Lady Harimaguada y la desembocadura del Guiniguada, está siendo ya revisado por los técnicos de las diferentes administraciones para poder firmar el acuerdo «en las próximas semanas». Esta obra es esencial para la implantación de la MetroGuagua en la zona de Vegueta, que requiere de unos rellenos de zona de mar en una superficie de 49.235 metros cuadrados.

«Necesitábamos que el Ayuntamiento tuviera permisos de Costas para ampliar», indicó Franquis, «desde que lo tuvimos, nos pusimos a trabajar en el convenio en el que están todas las administraciones».

El permiso de Costas fue anunciado por Guaguas Municipales en 2019 pero hasta el momento el convenio que distribuye la acción de cada una de las administraciones implicadas no ha salido adelante.

El espacio que se gane al mar permitirá desplazar la autovía marítima. Con ello, se podrá generar, en la parte tierra, los carriles por los que circulará la guagua exprés. De esta manera, el transporte público pasará por delante de la Ciudad de la Justicia y luego, a través de un paso subterráneo bajo la gasolinera, continuará pegado a la línea de fachada de la avenida hasta conectar con la calle Rafael Cabrera.

Además, se planteaba una serie de pasos subterráneos para que la entrada y salida de la GC-1 se pudiera hacer sin tener que invadir los carriles de la MetroGuagua. Así, habrá un nuevo túnel para que los coches que vengan del sur puedan entrar hacia la zona de Rafael Cabrera, así como otro que conduzca el tráfico de la GC-110 hacia el sur.

Bulevar del Guiniguada

La acometida del desplazamiento de la avenida marítima y la aparición de un cuarto carril de circulación es lo que permite desbloquear también la operación urbanística de cosido de los barrios de Vegueta y Triana. Los técnicos de Obras Públicas siempre se han negado a convertir la GC-110 en una zona peatonal porque consideran que se trata de una alternativa vital a la posible congestión de los túneles de San José. Sin embargo, el cuarto carril permite desahogar los túneles, lo que da luz verde a la transformación de la vía en una calle.

En concreto, lo que pretende hacer el Ayuntamiento es hacer un bulevar en sentido bajada, ya que la subida hacia Tafira no experimentará cambio alguno.

Para ello, se ha diseñado un proyecto que consiste en la eliminación de un carril de circulación en sentido bajada. En ese espacio que se gane, se ampliarán aceras y se construirá un carril para bicicletas desde la zona del rectorado de la Universidad. Además, la calle Juan de Quesada quedaría como una vía rodonal de acceso exclusivo para los vecinos.

Franquis dijo ayer que el convenio de esta obra también estará listo en unas semanas.