Labores de retirada de los tanques de Sertego. / Arcadio Suárez

Contencioso administrativo contra el taller de megayates del Refugio

Gran Canaria Renace presentará el recurso «antes del día 11». Ya se retiran los tanques de Sertego de la zona que albergará el varadero

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El colectivo social Gran Canaria Renace anuncia que «antes del día 11» presentará el recurso contencioso administrativo que ya han elaborado sus representantes legales para continuar su lucha contra la construcción de un taller de megayates en el muelle del Refugio, en el recinto portuario capitalino. En concreto, en la zona en la que se ubican los antiguos tanques de Sertego que desde este miércoles han comenzado a retirarse.

Pablo Torres, presidente de la asociación cívica, explica que optan por esta medida «por la forma en que se ha llevado» el asunto y que ha derivado en la concesión de licencia por parte del Ayuntamiento capitalino a la empresa Rodritol para el proyecto del varadero que se situará frente al castillo de La Luz.

«Eso va a ser una industria tremenda y es inconcebible que no lleve un informe de impacto ambiental», apunta en referencia al principal argumento que este colectivo, al igual que otras organizaciones ciudadanas contrarias al proyecto, esgrimen para justificar su rechazo al taller de megayates en ese espacio del Puerto de La Luz.

«Esa es una instalación de tal envergadura, arruinando un sitio tan significativo, que desde la primera que vez que se dijo, las autoridades, tanto el Cabildo como por supuesto el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tenían que haber parado eso».

En su opinión, se debió optar por otra ubicación para esa dotación. «Hacerla en otro lado, en los muelles interiores o incluso en Arinaga», indica.

Pero «los acontecimientos se han producido de tal forma» que Gran Canaria Renace -que junto a colectivos como el Foro por La Isleta han manifestado su rechazo público al proyecto- acude ahora a la vía judicial través de un recurso contencioso administrativo que «está preparado» y que tenían previsto formalizar hoy viernes o el próximo lunes, ya que el martes 11 «caduca el tiempo para presentarlo», porque «teníamos dos meses desde la comunicación» de concesión de licencia por parte del Consistorio capitalino. Un periodo que han apurado al máximo «pues ha habido un estado de alarma que ha paralizado todos los plazos, pero así y todo se cumple el día once», explica Torres.

«Nuestra postura es que eso no debe ir ahí», insiste el presidente de Gran Canaria Renace.

Sobre el hecho de que ya hayan comenzado las labores de retirada de los tanques que ocupan la zona, Torres señala que «esto lo vamos a lamentar todos los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria», porque «ese sitio podría ser una maravilla, un sitio de recreo magnífico para compartirlo con la ciudadanía y va a ser un desastre».

A su parecer, la pasarela Onda Atlántica «va a ser un anfiteatro en altura a un desastre, porque eso va a ser un zafarrancho». Califica el plan de «tremendamente penoso» y de «disparate» y no se explica que «en el concepto Puerto-Ciudad, lo que se pone es un taller de astillero» cuando en otras ciudades «están embelleciendo esos lugares».

Condiciones

Hay que recordar que la licencia otorgada por el Ayuntamiento a Rodritol el pasado mayo, en pleno estado de alarma, establecía una serie de condiciones que se debían incluir en el proyecto.

Así, señalan fuentes municipales, se estableció «que la ocupación del suelo se redujera finalmente en un 33%»; se especificó «la dotación de aseos para ambos sexos en la zona de restauración»; la obligación de «demoler los tanques de Sertego», que ya se ha iniciado; y la de «adaptar la fachada a las características del entorno» en cuanto a volúmenes y colores, entre otras.