Imagen de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. / Arcadio SUárez

Condenado por vender droga y dar un puñetazo a un policía cuando fue a detenerlo

Agredió al agente cuando lo pillaron traficando con cocaína a bordo de un taxi que usaba como transporte

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias ratificó la sentencia que condenó a un individuo que fue pillado vendiendo droga en Almatriche, en la capital grancanaria, y que al ser descubierto por unos agentes de la policía que iban de paisano, le dio un puñetazo a uno de ellos cuando iban a detenerlo.

Por estos hechos, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas penó en primera instancia a esta persona a cinco años de prisión, el pago de 880 euros de multa y 200 euros de indemnización al agente herido y las costas judiciales como autor de los delitos contra la salud pública, lesiones y atentado.

El fallo narra un suceso ocurrido el 28 de julio de 2019. Este día, el acusado –con antecedentes penales– se trasladó en un taxi desde la plazoleta Farray hasta la calle Otoño del barrio de Almatriche. Una vez allí, sobre las 00.40 horas, se bajó del vehículo y entregó a una persona un envoltorio con 4,17 gramos de cocaína con una riqueza media del 77%.

Se resistió

Acto seguido, el acusado volvió al taxi pero en ese instante dos agentes de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria que iban de paisano le exhibieron sus placas y fueron a quitarle la droga. En un momento dado, el acusado «con desprecio al principio de autoridad representado por el agente y con la intención de menoscabar su integridad física», destaca la sentencia, le profirió un puñetazo en el rostro que le causó una contusión en la región mandibular izquierda, de la que tardó en curar cuatro días.

Tras atacar al policía, el condenado entró en la parte trasera del taxi, « mostrando resistencia a salir del vehículo cuando dos agentes de la Policía Local» se acercaron para, en unión de otro más, «proceder a la detención del acusado, al que lograron sacar del vehículo».

Una vez consiguieron reducirlo y engrilletarlo, le fueron incautados 28 envoltorios conteniendo una sustancia que, tras ser analizada, resultó ser 5,20 gramos de cocaína que habría alcanzado en el mercado un valor de unos 360 euros.