En la imagen, los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas. / COBER

Condenado a 10 años de prisión por abusar de un menor en un centro comercial

El individuo, de 36 años y portador del VIH, se aprovechó en 2019 de un joven dentro de un baño del CC Atlántico de Vecindario

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas condenó a 10 años de prisión y el pago de 6.000 euros en concepto de indemnización a la víctima, a un individuo que abusó sexualmente de un menor de edad dentro de un baño del CC Atlántico, en Vecindario.

Según la sentencia, que tuvo como ponente al magistrado Miguel Ángel Parramón, el acusado fue autor de un delito de abuso sexual a menor de 16 años, en contra de la tesis planteada por la defensa, que argumentó que su cliente desconocía en el momento de los hechos –el 11 de marzo de 2019– que se trataba de alguien de menos de 18 años de edad.

Los hechos probados para la Sala determinan que la víctima, que actualmente tiene 17 años, entró en el baño de varones de la planta baja del establecimiento y se dirigió a uno de los boxes individuales. Una vez ahí, observó que el acusado, de 36 años y sin antecedentes penales conocidos, «le miraba y le hacía una seña con la cabeza, solicitándole de tal forma pasar al lugar dónde el menor se encontraba», a lo que este «accedió mediante otra seña», refleja la sentencia.

Acto seguido, el acusado entró en el box donde se hallaba el menor, se quedó de pie y se bajó los pantalones, «recibiendo una felación por parte del menor y practicándole después una a su vez».

Luego, el acusado «volteó al menor y le introdujo el pene en el ano, sin utilizar preservativo, hasta que el menor le dijo que le dolía mucho y entonces el acusado paró».

Seguidamente, el adulto pidió el número de teléfono al menor, «a lo que este le dijo que no se lo daba, marchándose el acusado del lugar».

El fallo hace hincapié especial en que el acusado era «portador del VIH, sin que, en ningún momento, le comentara al menor que padecía dicha enfermedad».

El procesado alegó que no sabía la edad de la víctima cuando se produjo el contacto sexual, pero la Sala dejó claro que «era perfectamente consciente de ello» debido a la apariencia adolescente «con aspecto aniñado» de un menor que en el momento de los hechos tenía 15 años.