El sector hostelero perdió 96 puestos de trabajo en enero de este año. / ARCADIO SUÁREZ

El año comienza con 538 parados más en la capital grancanaria y fija de nuevo el nivel por encima de 39.000

Pese al aumento del desempleo (+1,4%), enero afianza la senda de la recuperación y mejora el inicio de 2020, justo antes de la pandemia

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El mes de enero de 2022 parece querer afianzar la recuperación económica que ha marcado la senda del año anterior y que quedó muy patente en diciembre del año pasado. Así, aunque el inicio del año trajo consigo la destrucción de 538 empleos (+1,4%) con relación al último mes de 2021, el panorama de inserción laboral que esboza vuelve a situarnos en el inicio de 2020, justo antes de que estallara la pandemia de coronavirus y la crisis económica que llevó aparejado. Por entonces, el número de personas que buscaba trabajo era de 39.532, mientras que ahora esta cifra se queda en 39.061.

La mala noticia es que el número de desempleados vuelve a situarse por encima de la barrera de 39.000. El año pasado, los meses de octubre y diciembre se situaron por debajo de ese listón. Antes de eso, para estar bajo él, hay que remontarse a septiembre de 2019.

Desde el Ayuntamiento se resalta, en una nota de prensa, la variación interanual. Así, se subraya que en el último año se ha recuperado 9.016 empleos, si bien tampoco hay que perder la perspectiva de que 2021 estuvo marcado por el impacto del covid-19 y las restricciones, que dejaban el número de demandantes de empleo en 48.077.

«Estos datos consolidan la tendencia positiva que viene experimentando el empleo en la ciudad en los últimos meses, siendo enero históricamente un mes e el que el paro aumento, pero experimentándose este año un crecimiento muy poco significativo», asegura el concejal de Empleo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, en el mismo comunicado.

LOS SECTORES

  • Comercio. El paro femenino creció un 6,5% frente al 3,13% del masculino, tomando como referencia el mes de diciembre.

  • Hostelería. En este caso, el incremento del paro afectó en un 1,3% a los hombres, y en un 3,07% a las mujeres.

  • Construcción. Mandó a 42 trabajadores al paro en enero, lo que representa un aumento del 1,14%.

  • Agricultura. Dio empleo a seis personas más que en diciembre, con lo que redujo su nivel de paro en un 1,56%.

Los nichos de trabajo quedan reservados para los menores de veinticinco años. Un total de 33 jóvenes consiguieron trabajo en enero y dejaron el número de desempleados en 2.367. Esto representa un descenso del 1,38% si se toma como referencia diciembre; y del 37,9%, si se compara con el mes de enero de 2021.

En el resto de grupos de edad, el paro sube. Lo hace más en el de las personas que tienen de 25 a 44 años, si bien la principal bolsa de parados sigue posicionada en el tramo etario comprendido entre los 45 y los 65 años. En esta circunstancia vital se encuentran 23.083 desempleados de Las Palmas de Gran Canaria, lo que representa el 59% del total.

En la empleabilidad potencial de cada persona, el nivel de estudios sigue siendo determinante ya que la población con menos nivel formativo padece más los vaivenes del mercado laboral. Así el grupo de ciudadanos sin estudios o con nivel de Primaria es el que más parados engloba, con 17.480 (45%). En cambio, los individuos con formación profesional o estudios universitarios representan poco más del 13% de los demandantes de empleo.

Y eso que, en enero, fue el sector con titulación de formación profesional el que peor se comportó, pues el paro creció un 4,16% en comparación con febrero. En todo caso, hay que advertir que la variación porcentual está algo desproporcionada porque cualquier cambio mínimo en un grupo reducido arroja cambios relativos mayores. Así, hay que tener en cuenta que 95 personas con FP perdieron su trabajo en enero, mientras que 261 tenían estudios de Primaria y 158, de Secundaria.

Buena parte de la responsabilidad de la destrucción de empleo en enero se localiza en los sectores económicos del comercio (+5,27%) y de la hostelería (+2.36%), lo que afianza la idea de que el comportamiento excepcional de ambos en diciembre, en materia de contratación, estuvo muy vinculado a la temporalidad que acarrean las compras navideñas y las celebraciones.