Un momento de la reunión del jueves en la plaza del Pueblo. / C7

Colectivos de La Isleta piden mantener la gestión de los locales sociales

El Ayuntamiento justifica la asunción de la gestión de los centros ciudadanos en la necesidad de evitar la propagación del covid

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Varios colectivos vecinales de La Isleta, entre ellos Isleta Unida, Pandora, Rayo de Luna, Timonel o Las Coloradas, así como representantes de asociaciones de Guanarteme y Lomo Apolinario, se dieron cita en la tarde del jueves en la plaza del Pueblo de La Isleta para diseñar una estrategia común tendente a reclamar la apertura de todos los locales y centros cívicos de la ciudad, así como a defender la gestión ciudadana de estos dispositivos municipales, en contra de la intención del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de centralizarla y asumirla desde León y Castillo.

Algunos de los ciudadanos allí reunidos temen que la apertura 'quirúrgica' de los locales -aproximadamente solo están operativos la mitad de los casi setenta- sea para enfrentar a unos colectivos con otros y cargarse de razones para asumir su gestión.

Esta sensación se alimenta por el hecho de que en la resolución del 13 de mayo del alcalde, Augusto Hidalgo, por la que se fijaban las nuevas normas de uso de parques y centros cívicos, no se incluyera ningún local del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme. Y solo un día después, se emitiera otra en la que se añadían otros tres de los seis locales de uso público que tiene este distrito. «Estamos luchando por la apertura de todos los locales», expuso Carmen Campos, de Isleta Unida, «el pueblo necesita esos servicios», quien informó que el centro de la plaza del Pueblo todavía está pendiente de limpieza para poder empezar a operar.

«Nosotros somos los culpables de que el Ayuntamiento quiera gestionar los locales ahora», expuso otro asistente, quien lamentó la pasividad de la ciudadanía ante esta situación. «La culpa ha sido nuestra porque no nos hemos unido nunca», añadió.

Gabriel Alpresa, de Pandora, defendió la gestión que han venido haciendo los colectivos vecinales de estos locales. «No es cierto que no funcionaran bien».

Motivos sanitarios

Sin embargo, desde el Ayuntamiento se asegura que «la situación sanitaria nos ha obligado a establecer un nuevo método para hacer uso de los locales y centros cívicos con un protocolo de medidas covid con el fin de evitar la propagación del virus entre los usuarios, cuando además la mayoría son personas vulnerables a la enfermedad». Respecto a los criterios de apertura de los centros, el grupo de gobierno indicó que la autorización se ha hecho «de acuerdo a las condiciones estructurales, de conservación y ventilación». Y que un segundo criterio ha sido el de las «peticiones para su utilización a través de las concejalías del distrito».

En este sentido, se aclaró que «se ha puesto, a disposición de la ciudadanía, más de la mitad de los locales, centros cívicos y culturales repartidos entre los cinco distritos, y se continuará abriendo el resto».

En el encuentro vecinal estuvo presente el portavoz del PP en el distrito, Federico Vélez, quien se comprometió a trasladar sus preguntas ante la junta municipal de Isleta-Puerto-Guanarteme, celebrada en la tarde del viernes.

Los colectivos vecinales que se dieron cita en la plaza del Pueblo acordaron presentar un escrito común para formalizar sus demandas. Y anunciaron que se adjuntarán otras peticiones vecinales que no han sido contestadas por parte del Consistorio capitalino y que se refieren a problemas de suciedad, alcantarillado o seguridad. «Hay 186 puntos de venta de droga en La Isleta», aseguró José Antonio Martín Mesa, «han aumentado porque no se ve ni un policía».