Imagen de un establecimiento hotelero de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ

La ciudad registra una ocupación del 84% en la recta final de su temporada alta

La planta alojativa cierra marzo manteniendo cifras medias prepandemia. «No esperábamos un invierno tan bueno», se apunta desde la patronal

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

La capital grancanaria afronta la recta final de su temporada alta turística -que arranca a finales de octubre y se da por finalizada tras la Semana Santa- con cifras medias de ocupación en su planta alojativa superiores al 80%. Así, el mes de marzo ha mantenido la tónica registrada este invierno al cerrar «con una ocupación media del 84%», apunta Rosy Mujica, secretaria y portavoz de la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria, Ahelpa.

«La temporada alta ha sido fantástica para lo que estamos pasando con la covid y demás», explica la portavoz de la patronal capitalina, al tiempo que reconoce que «no esperábamos un invierno tan bueno».

Mujica afirma que «la temporada se ha ido comportando muy bien» y que «vista mes a mes, cada vez ha ido mejor». Y es que señala que el dato del 84% de ocupación media que arroja marzo en la planta alojativa de la capital -que ronda los 70 establecimientos hoteleros y extrahoteleros- viene precedido «de meses muy buenos con ocupaciones muy parecidas a lo que se manejaba antes de la pandemia» generada por el covid-19.

Así, la secretaria y portavoz de Ahelpa destaca que en noviembre se alcanzó una cifra del 87%, la mejor de 2021 y de lo que va de 2022. Pero que si bien este es el mejor mes del invierno en la ciudad históricamente, los siguientes no le han ido a la zaga pues recuerda que el año acabó con el 84% que dejó diciembre. Una cifra que creció un punto porcentual en enero, que sumó un 85%, y dos en febrero, que contabilizó un 86%.

Reservas

Mujica indica que aunque aún se mantiene la tendencia por parte de los turistas de hacer «reservas de última hora» de sus estancias, lo que ha venido impidiendo a los establecimientos alojativos hacer previsiones de ocupación «hasta casi acabar el mes, de cara al siguiente», sí que es cierto que han observado «que se ha ido flexibilizando un poco» esta circunstancia. Sin que se haya llegado a los niveles precovid, cuando se cerraban con más antelación, aclara.

La portavoz de Ahelpa asegura que las buenas cifras que arroja la capital este invierno tienen mucho que ver con el hecho de que la urbe registra una diversificación mayor que el sur de la isla en lo relativo al visitante que acoge. «En Las Palmas de Gran Canaria se diversifica más porque también viene gente por negocios, por cuestiones de salud o vinculada a la actividad del Puerto».

Reto

Mujica reconoce que para la planta alojativa de la ciudad «el reto es tener buenos números cuando acabe la Semana Santa», pues tradicionalmente se registra un bajón importante en la ocupación. «Es el lastre de la ciudad y de la isla», expone.

Añade que el Ayuntamiento sabe que «los meses malos» para la ciudad son los comprendidos «entre mayo y septiembre», y que trabaja «para incentivar las visitas» con acciones como el Plan de Marketing Turístico que se está elaborando o reforzando la promoción «en ciudades de la Península que tienen vuelos directos» con Gran Canaria.

Pero desde Ahelpa siguen reclamando que aquellas citas que se concentran en la ciudad en meses como el de noviembre se muevan en el calendario, pues «lo que nos deja más visitantes, además de la temporada alta, son los g randes eventos culturales, deportivos y también los congresos».