Establecimiento hotelero de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ

La ciudad cierra abril con una ocupación del 69% tras un invierno prepandémico

La Semana Santa, con un 72% de media, marca el final de la temporada alta capitalina, que ha superado el 80% de noviembre a marzo

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

La capital grancanaria despide su temporada alta turística con registros similares a los acostumbrados antes de la irrupción de la pandemia generada por la covid-19. «El invierno ha sido estupendo», confirma Rosy Mujica, secretaria y portavoz de la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria, Ahelpa.

Señala que el final de la Semana Santa marca tradicionalmente el cierre de la temporada alta en la ciudad y de las cifras que arroja en cuanto a ocupación media en sus establecimientos alojativos. Así el 72% registrado en esos días r ebaja hasta un 69% el dato con el que se da por cerrado abril y el periodo fuerte en cuanto a turismo.

Superior al 80%

Mujica recuerda que la Semana Santa es el punto de inflexión a un invierno que ha mantenido el pulso y ha permitido mantener un nivel medio de ocupación prepandémico, pues ha sido «superior al 80%».

De hecho, el año 2021 se despidió con el 87% de media de noviembre y el 84% de diciembre. Mientras que el 2022 arrancó con un 85% en enero, seguido de un 86% en febrero y un 84% en marzo.

La portavoz de Ahelpa llama la atención sobre el hecho de que «todo el invierno ha sido muy positivo» porque «aunque nos cogió en medio de la sexta ola» de contagios, «la gente no dejó de venir».

Una circunstancia que, insiste, «nos ha permitido volver a cifras de cuando ni siquiera vislumbrábamos que podría haber una pandemia».

Vuelta a la tónica

Mujica apunta que «ahora volvemos a la tónica de todos los años», en referencia a que «baja la ocupación» desde abril y hasta los meses de junio y julio porque «en agosto remonta un poco» de la mano del «turismo peninsular».

Añade que lo normal también es que al llegar septiembre «vuelva a bajar un poquito» la media de ocupación» hasta «finales de octubre, fecha en la que se da por iniciada la temporada alta».

Turismo de negocio

Pero advierte que este crecimiento en pernoctaciones no responde tanto al regreso del turismo vacacional como al turismo de negocio, «el de empresas, de trabajo, el de congresos y también al vinculado a la actividad del Puerto». Y es que Mujica incide en el hecho de que la capital grancanaria, a diferencia de otros destinos canarios, tiene una importante actividad relacionada con el ámbito laboral.

Procedencia

En cuanto al perfil del visitante que recibe la ciudad en su temporada alta, la portavoz de Ahelpa, indica que este año se ha mantenido «y es el típico» de estos meses, es decir, nórdicos , alemanes y, en menor medida británicos.

Pero reconoce que «al nórdico le ha costado arrancar» este invierno pues ha sido más reticente a la hora de viajar por la incertidumbre generada por las diferentes olas de la pandemia, las exigencias impuestas en cada una de ellas y las restricciones. Además, los ciudadanos de estos países respetan las recomendaciones de sus gobiernos.

Reservas

Respecto a las reservas, Mujica explica que sigue la tendencia de realizarlas «a última hora». Por eso dice que «de cara al verano ahora mismo no tenemos previsión porque al virus se ha unido el tema de la guerra de Ucrania», y el impacto que el incremento de los carburantes pueda tener en el precio de los billetes.