Imagen de archivo. / c7

El cierre de locales de reparto de comida no merma la atención, según Hidalgo

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria asegura que esos locales «no estaban habilitados como tales y están cerrados por las medidas covid»

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha asegurado este jueves que en la ciudad «nadie se queda sin ser atendido», ante la controversia que ha generado el cierre de algunos locales sociales de reparto de alimentos en la ciudad.

En una rueda de prensa para anunciar el nuevo calendario del Carnaval, Hidalgo ha asegurado que el Ayuntamiento garantizará que todas la personas de la ciudad que necesitan ayuda urgente de alimentos la reciba a través de las tarjetas o a través de los centros de recogida de comida.

En este sentido, el regidor capitalino ha asegurado que los locales que han sido cerrados no repercuten en esta atención.

«El Banco de Alimentos tiene 70 zonas de reparto y los que han sido cerrados eran usados por dos asociaciones en dos centros públicos sin permisos para ello», ha explicado el alcalde, que ha agregado que esos locales «no estaban habilitados como tales y están cerrados por las medidas covid», por lo que el Ayuntamiento «no tiene nada que ver».

Los locales del Banco de Alimentos, ha recordado, «deben tener documentación y permisos» porque a ellos se deriva gente desde los servicios sociales municipales.

Ante la queja por el cierre de estos locales y una posible afección al servicio, asegura que «no existe esa circunstancia porque quienes eran atendidos en esos centros serán atendidos en otros».

La demanda, ha celebrado, «ha bajado mucho y se nota el aumento del empleo en la isla», y respecto a los contratos que tienen las organizaciones ha dicho que «no entran» en valoraciones.

Además, Augusto Hidalgo ha subrayado que se está implementando un sistema de tarjeta que «será el futuro», como son las tarjetas monedero que «responden a la necesidad de forma digna» y aportan «información vital» sobre los beneficiarios.

Es una medida «de presente y para el futuro de la red de asistencia», que como ha recordado se puso en marcha en la crisis sanitaria y económica «de forma extraordinaria y se compagina con otros sistemas».