Imagen del quiosco de Santa Catalina. / c7

Cierra el quiosco octogonal de Santa Catalina por falta de rentabilidad

El concesionario del espacio conocido como La Alemana entregó las llaves el 29 de octubre. El Ayuntamiento lo licitará el primer trimestre de 2022

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El quiosco octogonal del parque de Santa Catalina, conocido como terraza La Alemana, ha cesado su actividad. Así lo han confirmado fuentes autorizadas del Ayuntamiento capitalino, que reconocen que el actual concesionario de este espacio de titularidad municipal «entregó las llaves el 29 de octubre» alegando «falta de rentabilidad», aunque «había cesado la actividad unos meses antes».

Explican las mismas fuentes que el confinamiento y su obligado cierre había pasado factura a este popular espacio del Parque y finalmente su responsable no ha podido mantener una actividad que inició el 1 de octubre de 2014, cuando logró la adjudicación del quiosco por un periodo de explotación que se fijó en cinco años prorrogables otros cinco, plazo este último que no ha podido culminar.

La idea del Consistorio capitalino, señalan la referidas fuentes, es volver a sacar a licitación la gestión de este quiosco octogonal «el próximo año», ya que se argumenta que «no ha sido posible» hacerlo para el presente ejercicio.

Así, se asegura que el objetivo es «sacarlo a licitación a principios de 2022, de enero a marzo», para p oderlo adjudicar a lo largo de ese mismo año.

En cuanto al canon que el nuevo adjudicatario deberá abonar al Ayuntamiento de la capital grancanaria, las fuentes municipales han señalado que es un dato que no pueden avanzar hasta que no se redacte el documento de nueva licitación del referido espacio.

Hay que recordar que en el año 2014, cuando el quiosco cambió de gestión tras más de 20 años en las mismas manos, el nuevo adjudicatario afrontó un canon anual de 37.200 euros.

Los tres de Las Ranas, pendientes del estudio sobre su uso

El cambio de gestión del quiosco de Santa Catalina en 2014 implicó una inversión de unos 120.000 euros por parte del nuevo adjudicatario para el proyecto de cambio de imagen del mismo. Entre las actuaciones previstas estaba la instalación de un techo a ocho aguas en madera y con forma de pérgola, imitando antiguas construcciones de esa parte de la ciudad. Este espacio se volverá a licitar en 2022, algo que también confía el Consistorio hacer con los tres quioscos de la plaza de Las Ranas. Pero se aclara que para estos no hay una fecha fijada pues se está estudiando su cambio de uso, que en ningún caso contempla la hostelería. Así, se apunta a actividades como punto de información juvenil o venta de golosinas o prensa, entre otros.