Un joven paga al subir en una guagua, en una imagen de archivo. / ARCADIO SUÁREZ

Cientos de personas entran gratis en las guaguas por fallos en las canceladoras

El bloqueo de las validadoras de los billetes suele producirse a primera hora y los chóferes tienen que dejar pasar a los clientes

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los trabajadores de Guaguas han denunciado que en las últimas semanas se están produciendo fallos operativos en las canceladoras de viajes que están impidiendo el cobro a centenares de usuarios del transporte público.

Los chóferes aseguran que se ven obligados a dejar pasar a los usuarios, que quieren abonar sus títulos de viaje, y lamentan las pérdidas económicas que este hecho está produciendo en las cuentas de la compañía.

El martes pasado, desde el comité de empresa se remitió un escrito a la dirección general de Guaguas en el que se advertía de la situación. «En la mañana de hoy -se referían al 12 de julio- ha habido un problema generalizado con la expendedora de títulos de viaje que ha afectado a la práctica totalidad de los primeros servicios de la mañana y que ha supuesto que, todos los usuarios de pago directo, no pudieran efectuar el pago del servicio con la consecuente pérdida económica para la empresa», se detallaba.

En el mismo informe se explicaba que no era la primera vez que ocurría esto. «Resulta chocante que esto siga sucediendo de manera regular y que no se establezcan los motivos de tales fallos que permitan evitarlos».

Lo que dicen los conductores

Este periódico intentó conocer, sin éxito, la versión de la empresa pero otros conductores consultados ratificaron que el problema existe.

«Esto está pasando hace meses», indicó un trabajador, «yo estuve trabajando más de dos días sin poder cobrar por problemas técnicos de la guagua». Explicó que se pueden producir momentos de tensión porque a un usuario no se le cobra y al siguiente, que viene a pagar con dinero en efectivo, sí.

«Hace tiempo que estamos teniendo ese problema», añadió otro chófer. «Estamos trabajando con cuatro aparatos distintos y entre más canceladoras, más problemas hay», expuso, «el usuario no tiene la culpa de las deficiencias del servicio técnico a la hora del pago de transporte público, y lógicamente al usuario no podemos dejarlo sin viajar porque son problemas internos».

Otro conductor lo relaciona con la instalación de las nuevas máquinas de pago -con tarjeta y con código QR- porque «es el mismo programa y la memoria se llena muy pronto». En su opinión, es «un quebradero de cabeza para el conductor».

Desde el comité se lamenta que no se actúe con celeridad pero que sí se apliquen medidas extremas contra los trabajadores por un «conflicto enquistado».