Ensayo de la chichimurga este sábado en el Manuel Lois. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

La chichimurga mantiene vivo el espíritu carnavalero con 'Chiquito elemento'

El grupo que el carnaval pasado sorprendió por su ingenio con su personaje de una kelly regresa para mantener viva la fiesta en este año tan complicado

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Al final va a tener razón el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cuando escogió el motivo de las carnestolendas, unas fiestas que este año nacen constreñidas por los límites que impone el coronavirus, amputadas de calle y de participación espontánea. 'El carnaval vive en tu corazón' es el motivo de estos carnavales. Y pocos grupos quedan retratados en este 'motto' tan bien como la chichimurga.

Este grupo de mujeres, que el año pasado revolucionó el panorama carnavalero de la capital grancanaria con su gracia y sus ganas de rescatar el añejo sabor a esquina de esta fiesta popular, vuelve a la carga. Y aunque no puedan pisar la calle, de la que se ha adueñado temporalmente el bicho, no le quieren rendir la risa, el feminismo, la ironía ni la crítica. Así, aunque tengan prohibido carnavalear en la calle, les está permitido hacernos olvidar las penas durante un rato. También bajo techo puede uno cambarse la peluca.

«Aunque estamos un poco tristes porque el grupo nació con la idea de devolver el carnaval a la calle, también nos sentimos afortunadas de estar en teatros y que la gente se pase una horita de carnaval y se divierta», explica Layla Abokhriss, una de sus componentes.

Otro momento del ensao de este sábado. / Cober servicios audiovisuales

Por eso, este año han decidido llevar la calle al escenario. El primer lugar para presentar a su nuevo personaje (Chiquito elemento) será la Casa de la Cultura Braulio Martín Hernández, en el municipio palmero de El Paso, el próximo sábado 13. En el caso de Las Palmas de Gran Canaria habrá que esperar hasta el fin de semana siguiente, cuando la chichimurga tome el CICCA.Las entradas están a diez euros y la función del sábado ya ha colgado el cartel de completo. Si no tiene la entrada, aún está a tiempo de ponerse la mascarilla y disfrutar de este carnaval.

El espectáculo que ofrecen está estructurado en tres partes: la presentación del personaje, ese chiquito elemento del que no se puede dar aún más detalles para no desvelar ningún secreto; una tirijala de chistes cantadas en formas de cuplés, al estilo de las polcas canarias, pero con composición musical y letra originales; y, por último, un popurrí sobre la problemática del personaje y su mensaje, con referencia a la esfera política y el broche feminista que no puede faltar en este grupo de once mujeres y un hombre, heterogéneo de procedencia.

Reconocen que no ha sido sencillo mantener el espíritu en un contexto como el de este año, con tantas cargas y limitaciones. Aún así, cumpliendo siempre las indicaciones de las autoridades sanitarias, han podido ensayar en las afueras de un local del Manuel Lois, cedido por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Éramos las primeras interesadas en evitar cualquier problema», prosigue Abokhriss, « ha sido todo muy complicado, manteniendo siempre la distancia de seguridad, ensayando de seis en seis, grabándonos vídeos y enviando archivos de audio a los móviles».

A ellas se les cae la ilusión de la boca cuando hablan del carnaval. «A ver si soltamos el nudo en la garganta que nos dejado este último año», aseguran.