La capital convertirá solares degradados en pequeñas burbujas forestales