Protesta de los bomberos en Las Palmas de Gran Canaria / Juan Carlos Alonso

Los bomberos prenden fuego a la calle en la capital grancanaria

Los agentes de la capital se manifiestan entre San Telmo y Santa Ana para denunciar sus carencias

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

«Por unas condiciones dignas y más seguridad para el ciudadano». Este es el lema con que los agentes del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Las Palmas de Gran Canaria se manifiestan a través de la calle Mayor de Triana, cubriendo con sus reivindicaciones el espacio que separa el parque de San Telmo y la plaza de Santa Ana, donde se celebra el pleno municipal.

Las reivindicaciones son las mismas que motivaron la protesta de julio, que tuvo un gran impacto por el hecho de que muchos agentes se manifestaran en pañales para visibilizar las carencias que tienen.

Desde aquella manifestación hasta la de este viernes poco ha cambiado en el conflicto abierto en el servicio: los agentes denuncian los cierres de los parques zonales de La Isleta y Vegueta y el Ayuntamiento defiende que se está trabajando en la mejora de las condiciones de los trabajadores, en especial con la incorporación de los últimos 28 bomberos el pasado miércoles.

Principales puntos de choque de las dos partes:

  • 1

    Los trajes. Los equipos de protección individual están caducados y no se renuevan desde el año 2019. Hace unos meses se tomaron las medidas a cada uno de los bomberos para que tengan la chaqueta y el pantalón de su talla. Los agentes se quejan de que siguen sin llegar, lo que les obliga a trabajar con trajes que no garantizan su seguridad. Desde el Ayuntamiento se responde que, tras una inversión de 984.891 euros, entre EPIS, uniformes de día y trajes de gala, la vestimenta técnica «está a punto de llegar». Y, además, se renovará el calzado de seguridad.

  • 2

    Los cascos. La falta de cascos para los agentes que se acaban de incorporar ha sido denunciada por los sindicatos. El portavoz de la Unión Sindical de Policías y Bomberos (USPB), Daniel Ojeda, criticó que «los nuevos bomberos se tienen que prestar los cascos de un día para otro», lo que resulta poco higiénico. «Si antes había 85 bomberos con carencias ahora somos 115 bomberos con carencias», expuso. El grupo de gobierno responde que la adquisición de los casos se hizo hace meses y que la entrega estaba prevista en agosto, «pero la empresa francesa encargada de la fabricación de un material tan especifico no ha sido capaz de cumplir dado el entorno internacional en que nos movemos». Está previsto que los cascos lleguen antes de dos semanas. En todo caso, el Ayuntamiento defiende que el cuerpo cuenta con el material necesario para intervenir.

  • 3

    Equipos. En cuanto al resto de los equipos, el grupo de gobierno asegura que, según las estadísticas de las intervenciones de bomberos, el 85% se realiza ya con material completamente nuevo.

  • 4

    Vehículos. El mal estado de la flota ha sido denunciado en repetidas ocasiones por parte de los bomberos. La respuesta del Consistorio es que en breve se comprarán camiones, en especial de primera salida.

  • 5

    Suministros. Los agentes siguen denunciando que el Ayuntamiento no les suministra garrafas de agua para beber.

  • 6

    Mantenimientos. También insisten en la crítica por la falta de mantenimiento de los equipos autónomos de respiración, tarea de la que se encargaba Drager Safety Hispania.

  • 7

    Parque central de Miller. Los bomberos denuncian que las condiciones en que desarrollan su trabajo son indignas. «Son infrahumanas porque las habitaciones, los baños y el mobiliario están muy deteriorados», prosiguió Ojeda, «hay un proyecto de reparación y no lo han hecho». El Ayuntamiento, en cambio, pone el acento en el hecho de que, por primera vez, desde los años 70, se han hecho obras en el edificio. Se ha invertido 300.000 euros y se espera ejecutar actuaciones por valor de 700.000 euros adicionales próximamente. A ello hay que sumar las reformas de los parques zonales por valor de 400.000 euros. El grupo de gobierno asegura que la inversión en el cuerpo ha crecido un 30%.

  • 8

    Organización. Es, tal vez, el asunto más complicado para conseguir una normalización de las relaciones. Los problemas de los agentes con varios mandos y la exigencia de su destitución siguen siendo un obstáculo infranqueable. Este jueves los agentes se quejaban de que la jefatura imponía al personal cambios de parques.

  • 9

    Denuncia. La decisión del Ayuntamiento de recurrir el auto que archivaba de modo provisional la denuncia contra nueve agentes de bomberos por las pintadas en los parques y los daños a las taquillas de algunos agentes ha encendido los ánimos. Los bomberos han anunciado que responderán en los tribunales con denuncias contra el Ayuntamiento por ataques contra la libertad sindical. En cambio, el grupo de gobierno justifica su decisión en la necesidad de proteger a los trabajadores.

Negociación atascada

Con estos mimbres, la negociación entre las dos partes sigue atascada, si bien cada una de ellas manifiesta su voluntad de diálogo para encontrar una salida al enfrentamiento. El grupo de gobierno asegura que no existe un conflicto colectivo desde el punto de vista formal y que, en las mesas sectoriales de negociación, es la administración la que ha propuesto asuntos concretos, como los complementos salariales, la segunda actividad o el reglamento.

Y los bomberos, constituidos en un comité de lucha, aseguran que el grupo de gobierno hace oídos sordos a sus reclamaciones, por lo que están decididos a elevar todas sus denuncias a la Inspección de Trabajo.

Desde el comité de lucha, Raúl Esclarín explicó que «ahora somos 110 bomberos con las mismas carencias. Un ejemplo: a los compañeros nuevos les han dado 7 cascos para 28 bomberos, que deben írselos cambiando en el relevo de la guardia... Recuerda a la Segunda Guerra Mundial, cuando le daban un fusil a un soldado ruso y al de atrás le decían q cogiera el fusil del de delante cuando lo mataran».

«Desde USPB estamos hoy aquí una vez más y seguiremos viniendo hasta que se arreglen los problemas que tenemos», expuso Daniel Ojeda, «por una Jefatura que no escucha al personal y toma decisiones unitarias y por la caza de brujas denunciándonos y recurriendo el archivo del juez, le pedimos al Ayuntamiento y al concejal de Seguridad, Josué Íñiguez, que escuche y se siente solucionar de verdad los problemas que tenemos y que deje de vender a 28 nuevos compañeros como la solución, pues son 28 problemas más que tienen ya que no están equipados por faltar de cascos y botas».

Para Víctor Monzón, de Comisiones Obreras (CC OO), es «urgente y necesario que se comience a negociar en la RPT, la ampliación de plazas para dotar a bomberos del personal necesario y acordar a esta ciudad, que se comience a formar al personal de la bolsa de interinos y se subsanen los graves problemas organizacionales que están acarreando un clima psicosocial insostenible en el trabajo».

Ángel Sánchez, en representación de UGT, indicó que «estamos pidiendo dignidad para los trabajadores, cosas tan básicas como el agua para beber que se nos quitó hace un año y medio, EPIS para enfrentarnos al fuego y vehículos en condiciones para poder ir a los servicios».