avier Doreste y Mercedes Sanz, en el pleno / C7

El Ayuntamiento rechaza el pase de Doreste y Sanz al grupo de concejales no adscritos

Un informe de la Secretaría General dice que la baja de Podemos no altera su pertenencia a la coalición que se presentó a las elecciones de 2019

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las palmas de Gran Canaria

El Pleno municipal tomó en consideración el informe de la Secretaría General que ha rechazado la propuesta de la responsable de Podemos en Canarias, Laura Fuentes, de que los concejales Javier Doreste y Mercedes Sanz, quienes se dieron de baja de su partido en junio de este año, pasen al grupo de los no adscritos.

La Secretaría considera que la baja de su partido político no implica su desvinculación de la formación política con la que concurrieron a las elecciones de 2019, que era la coalición formada por Podemos, Izquierda Unida y Equo.

Además, interpreta que Podemos no tiene legitimación para hacer su petición porque no se presentó de manera individual a las elecciones, «sino en coalición electoral junto con otros dos partidos políticos, independientemente del número de candidatos que de su partido resultaran concejales electorales por la coalición Podemos-IU-Equo, y que podían o no pertenecer a dicho partido político en el momento de la constitución del grupo político Unidas Podemos o en lo sucesivo».

Las discrepancias de Doreste y Sanz con la dirección de Podemos se llevan larvando desde hace años y tuvieron uno de sus momentos más tensos cuando el actual concejal de Urbanismo apoyó a Mery Pita, que es considerada como una «tránsfuga» en la formación morada.

La situación derivó en la baja de Podemos de los dos concejales el mismo día, el 16 de junio de este año. Con esta decisión, Doreste ponía fin a una relación que se había iniciado en julio de 2014; y Sanz, en agosto de ese mismo año.

La baja del partido motivó que Fuentes remitiera dos escritos al Ayuntamiento en los que solicitaba que se les aplicase la condición de concejales no adscritos, la misma que tienen Carmen Guerra (tras su salida del PP) y Beatriz Correas y José Antonio Guerra (tras abandonar Ciudadanos).

El primer requerimiento de la coordinadora de Podemos fue hecho el 27 de julio. Y luego sería reiterado en otro que fue registrado el pasado 7 de septiembre.

En la práctica, este cambio no afecta a la estructura del grupo de gobierno.

En Podemos queda solo la concejala Belén Hidalgo.

El viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, recriminó a Doreste y Sanz que no pasen a concejales no adscritos para mantener sus condiciones. «Podemos demuestra lo que es a los ciudadanos», dijo, tras apuntar que Belén Hidalgo se había ausentado del debate plenario en este punto concreto.

El edil Doreste aseguró que se presentó en coalición Unidas Podemos y que esa coalición no la han abandonado. «A usted le molesta que hayamos anunciado que no nos presentamos en elecciones y que ustedes hayan convertido la política en una profesión», le espetó, «algunos de ustedes, si no están en un grupo político, no son nada».

En el segundo turno de palabra, la concejala no adscrita Beatriz Correas apuntó a varios concejales y al alcalde como los profesionales de la política que criticó Doreste. «Hay personas en el grupo de gobierno que no tiene otra función laboral», dijo.

El portavoz de CC, Francis Candil, criticó que se intente denigrar a la gente con vocación política. «Lecciones de ética, ninguna», le respondió.

«Ni siquiera en su declive político es usted capaz de marcharse sin meter la pata hasta el cuello», se sumó Sabroso, «puso el ventilador para intentar manchar de barro a todo el mundo». El edil defendió la necesidad de dignificar la labor de los ciudadanos cuando tratan de mejorar la vida de los ciudadanos. «Después de soportar sus soeces y faltas de respeto, que su partido lo eche y se quede en el sillón, por lo menos pásese a concejal no adscrito», le exigió.

El debate se cerró con la intervención de Doreste, quien defendió a los concejales que tienen otra trayectoria profesional detrás. «Me refería a quienes son políticos, no a los que están en la política», dijo, «prometimos ocho años en política y lo vamos a cumplir».