Reparación de una tubería rota en la avenida de Mesa y López. / JUAN CARLOS ALONSO

El Ayuntamiento libera 5,52 millones, la mayoría en comisiones bancarias y deudas con Emalsa

También se pagará medio millón a la compra de butacas del Auditorio y 783.065 euros a Go Fit por la descontaminación de la arena

JAVIER DARRIBA SANTANA LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

El Ayuntamiento liberará este lunes 5,52 millones de euros de su remanente con el objeto de hacer frente a deudas y compromisos que se considera que no pueden demorarse más tiempo.

De los 5,52 millones de euros, la cuantía mayor es la de 2,85 millones de euros que se debe a Emalsa por intereses de demora en el pago de facturas entre diciembre de 2014 y noviembre de 2015, y entre junio de 2016 y julio de 2017.

Esta cantidad forma parte de la deuda de 31,5 millones de euros que el Ayuntamiento debe pagar a la compañía mixta de Aguas en función de cuatro procedimientos judiciales distintos.

Los 2,85 millones de euros que se abonarán ahora son los intereses generados por el retraso en el abono de facturas que fueron devueltas por los servicios municipales y que sumaban un importe de 10,75 millones.

En el procedimiento judicial por la reclamación de los intereses de demora, la empresa solicitaba 2,96 millones de euros y el Ayuntamiento calculaba que eran de 2,42 millones. Tras varios recursos, a fines de 2021 el importe quedó fijado en los citados 2,85 millones de euros.

El segundo expediente en orden de importancia es el relativo al pago de comisiones a los bancos en los que el Ayuntamiento tienen cuentas abiertas. En este caso, se reservan 1,2 millones de euros.

Hasta el mes de junio de este año, figuran en las cuentas cargos por valor de 537.143,79 euros. Por tanto, se estima que para todo el año habrá que pagar 1,2 millones de euros.

«Se trata de un gasto necesario porque no es posible prescindir de las entidades bancarias en la gestión de los fondos municipales y, desde 2020, estas entidades están trasladando el costo que, señalan, les supone el mantenimiento de estos saldos», se justifica desde el área de Economía y Hacienda.

El tercer pago más importantes serán los 783.065,58 euros que se entregarán a la empresa Go Fit. Se trata de la cantidad que costó acometer los trabajos de descontaminación de los 2.660 metros cúbicos de arena que tenían presencia de hidrocarburos, así como la introducción de una serie de modificados imprevistos en el proyecto.

Cuando Go Fit inició la construcción del centro deportivo en La Cícer, en los movimientos de tierra se detectó que había arena contaminada con hidrocarburos. Tras analizar el suelo, se decidió introducirlo en unos contenedores de hormigón armado en el que se superpusieron capas de unos cincuenta centímetros de hormigón y láminas impermeables. Estos sarcófagos fueron enterrados en el mismo lugar porque se consideraba que no eran dañinos para la salud humana.

Estos trabajos y otros modificados relativos al nivel freático o el número de pilares construidos generaron no solo un retraso de 8,5 meses en la ejecución del proyecto, sino también un sobrecoste que la empresa cuantificó en 1,51 millones de euros.

Las discrepancias con la valoración hecha por el Ayuntamiento (382.772 euros) fueron el origen de un contencioso que acabó por fijar la cantidad a abonar a Go Fit en 783.065,58 euros.

El Pleno también permitirá el pago de 549.505,63 euros a la Fundación Canaria Auditorio Teatro de Las Palmas de Gran Canaria para que costee la renovación de butacas de la sala sinfónica y de cámara del Alfredo Kraus, tal y como se acordó en 2021.

La adquisición del nuevo mobiliario tenía un coste de 1,5 millones de euros, de los que la mitad debía aportarlos el Consistorio capitalino. Sin embargo, hasta ahora solo se había transferido 200.119,13 euros, de modo que faltaba por entregar la cantidad que se libera este lunes.

«La renovación de butacas de la sala sinfónica y de cámara, tras veinticinco años de uso continuado por más de 4,5 millones de personas y una muy evidente degradación de los materiales y pérdida de confort para los espectadores que las utilizan, suponen un riesgo de paralización de la actividad por la rotura del equipamiento de la sala».

La Fundación ya pagó una factura en julio por 231.570 euros. «Esta situación va a generar un desfase en la tesorería de la Fundación que pone en riesgo los compromisos culturales ya contratados para el último cuatrimestre de 2022, en el que además se celebra el 25 aniversario del Auditorio Alfredo Kraus y Palacio de Congresos de Canarias (...) No poder cumplir con los compromisos de pago supondría un desastre para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y para la Fundación».