El ayuntamiento capitalino tarda hasta un año en realizar inspecciones de ruido