Augusto Hidalgo, sobre el continuo colapso de los semáforos