Augusto Hidalgo, sobre los daños producidos por la tormenta Hermine en San Cristóbal