Imagen de archivo de una improvisada caseta en la zona de Las Alcaravaneras. / ARCADIO SUÁREZ

Archivan la causa contra un detenido por abusar de una menor en las Alcaravaneras

La víctima declaró que el investigado, de origen magrebí, era su pareja y que no llegaron a mantener relaciones sexuales

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La autoridad judicial archivó la causa que se seguía contra un joven de origen magrebí que fue detenido el pasado 5 de julio por haber -presuntamente- abusado de una menor de edad en la playa de Las Alcaravaneras. Todo ello en compañía de otra persona menor de edad y también en situación irregular en nuestro país, que portaba un blister de Rivotril, un medicamento con propiedades sedantes.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria, competente en delitos cometidos en el ámbito de la infancia y la adolescencia, estimó el sobreseimiento provisional de la causa interesado por la letrada María Alemán Santana al no apreciar «debidamente justificada la perpetración del delito». Tras las diligencias de investigación practicadas, no se constató que la menor hubiese sido drogada con Rivotril, tampoco agredida sexualmente ya que la joven se negó a mantener relaciones sexuales y el investigado cesó en su intención y, en cualquier caso, el contacto íntimo que existió entre ambos fue consentido, según manifestó la propia víctima.

Los supuestos hechos ocurrieron el 5 de julio a las 19.50 horas. Según el atestado policial, los agentes intervinientes fueron alertados por varios transeúntes de que algo extraño estaba pasando entre dos jóvenes y, al llegar a la zona, se encontraron con la menor -nacida en 2008- en el interior de una especie de caseta situada en la playa, acompañada de un joven y con la apariencia de que estaban manteniendo relaciones sexuales.

Los policías comprobaron que la menor estaba acostada y el investigado se hallaba sobre ella, con los pantalones y ropa interior bajados y en estado de erección. Cerca de ellos, estaba un amigo de este -también menor de edad y de origen magrebí- portando un blister de Rivotril 2 mgs.

Al llegar la policía, el individuo se levantó y fue detenido. Se trataba de un joven de 18 años que había llegado a la isla en patera y estaba acogido -al igual que su amigo- en las cercanas instalaciones del antiguo cuartel Canarias 50, de La Isleta.

No la drogó

La joven refirió que conocía al investigado desde hacía tiempo y que habían quedado en esa zona. Que fue acompañada de su hermana y que se besaron , aunque se negó a mantener relaciones sexuales porque aún era menor de edad.

Según declaró la víctima, su amigo no la forzó ni la penetró e hizo caso de su petición y, en cualquier caso, los contactos íntimos que se pudieron haber producido fueron totalmente consentidos ya que eran pareja.

Los investigadores tampoco pudieron constatar que esta adolescente hubiera ingerido tranquilizantes en contra de su voluntad. En este escenario, tras ocho días en prisión provisional, ahora el instructor dictó un auto de archivo del procedimiento.