Morales, durante sus declaraciones ante los medios locales. / arcadio suárez

Morales aclara que el arreglo de la Avenida Marítima es competencia municipal

No obstante, el Cabildo de Gran Canaria muestra su predisposición a colaborar

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, aseguró que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria tiene las competencias para solucionar el problema que afecta a la Avenida Marítima, «tal y como dicen sus propios informes». A este respecto, sostiene que, más allá del aspecto de las competencias en este ámbito, «el Cabildo puede echar una mano, como ya lo está haciendo al proporcionar a la capital más de 100 millones de euros en inversiones para distintos proyectos, a través de varios planes o de la colaboración directa que nos pide el propio ayuntamiento, pero esa obra es de su competencia, tal y como señalan sus propios informes municipales y, de hecho, ya actuó en una ocasión», subrayó.

«En estos momentos, ese problema no afecta a la vía insular», sentenció. «Si el Ayuntamiento no lo solventa, sería posible que llegara a afectar, pero actualmente no está sucediendo. En cualquier caso, la Avenida no tiene nada que ver con el Cabildo».

Ante la reunión tripartita prevista para este miércoles entre responsables del Cabildo, el Gobierno de Canarias y el propio ayuntamiento para tratar este asunto, el presidente insular consideró positivo que exista una coordinación entre el Ejecutivo canario y el Consistorio capitalino, aunque echa en falta la presencia de la Demarcación de Costas. Asimismo insistió en que el papel del Gobierno de Canarias no es hacer «de árbitro, porque tiene competencias en ese ámbito, pero desde luego, el Cabildo no las tiene». «Pero nos sentamos y si hay que colaborar se colabora».

«A mí no me corresponde decir qué debe hacer el ayuntamiento», señaló Morales, «pero si yo tengo responsabilidad en una administración que tiene este problema, actúo y después, si considero que la competencia no es mía, demando a otras administraciones para que me subvencionen o me paguen los costes de esa obra», remarcó.

En cualquier caso, dejó clara su preocupación «por la idea que se está haciendo llegar a la ciudadanía de que -las administraciones públicas- no acometemos las tareas de coordinación necesarias para solucionar un problema que les afecta directamente», añadió. «Pero entiendan también que cada institución debe asumir sus competencias», concluyó.