El antiguo Insular se viste de orgullo