Un momento de la inauguración de la muestra de Juan Cardoso, que expone estos días en Santa Brígida 'Líneas de tiempo'. / SERGIO GIL

Juan Cardoso, un pintor cubista y socialmente comprometido

Es policía local en Santa Brígida, pero se siente un artista. El municipio donde trabaja acoge su exposición 'Líneas de Tiempo' hasta fin de mes

SERGIO GIL Las Palmas de Gran Canaria.

Juan Cardoso es policía de profesión, pero ante todo es un artista (fundamentalmente pintor y escultor, aunque también destaca en la fotografía) y un hombre solidario y humanitario preocupado por la deriva del mundo y el sufrimiento de la gente. En definitiva, un artista socialmente comprometido.

Cansado de ver todos los días por la televisión las atrocidades de la guerra en Ucrania por la invasión rusa no dudó en prestarse como voluntario para ayudar en todo lo que estuviera de su parte. El día 14 de abril salió desde San Mateo en un convoy con ayuda humanitaria hasta Ucrania. Recorrió junto al alcalde de San Mateo y otros voluntarios 6.650 kilómetros por tierra, sin contar el barco de Canarias a Huelva y el de regreso. Tras dejar la mercancía regresaron con varios refugiados hasta Gran Canaria.

Cardoso también ha elaborado la camisa oficial de la segunda edición de la Pilancones Night Xacobeo. El dibujo que luce la camisa ilustra la parroquia de San Bartolomé de Tirajana. También se muestra orgulloso de haber colaborado un año más con sus esculturas 'Hombre del Viento' para el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana en los premios Raíces.

Con influencias del cubismo y del arte abstracto

Es policía local de Santa Brígida aunque vive en San Bartolomé de Tirajana. En realidad, toda la vida se ha dedicado a la pintura, aunque solo los últimos cinco años de manera semiprofesional. También tiene como hobby la fotografía, donde ha conseguido varios premios. Es un artista todoterreno que se adentra en casi todas las facetas.

Su estilo se encuadra entre el cubismo y lo abstracto. Cardoso reconoce estar influenciado por César Manrique, el artista lanzaroteño que desarrolló parte de sus obras con materiales que se fue encontrando en el camino.

Trabaja en un taller natural al aire libre en la terraza de su vivienda y no para de crear porque es un artista incansable que sabe bien lo que quiere. Realmente no pinta y esculpe con intención de vender, sino de aportar su granito de arena al mundo del arte.

Juan Cardoso, en una imagen reciente. / Sergio Gil

Es deportista de triatlón, surf y carreras de montaña, empleando a fondo la máxima romana en latín clásico de 'mens sana in corpore sano'. El arte es su momento de relajación. «Sería un error pintar para que guste a otros. Lo que le pasa a uno por la cabeza luego lo plasma en el lienzo según el estado de ánimo que va cambiando a lo largo del día. Todos mis sentimientos los hago notar en los cuadros», reconoce Cardoso.

Además de Manrique, Cardodo está muy influenciado por Picasso. «Tengo influencia del cubismo y mantengo su obra viva. La pintura me sirvió como terapia porque estaba pasando momentos de desamor y me refugié en la pintura y el deporte. La pintura pasó de una distracción a una profesión».

Salvador Dalí es también otro de sus referentes, junto a los dos artistas anteriormente citados, aunque Cardoso tiene un singular y recio estilo propio que lo distingue. Es autodidacta porque nunca ha asistido a clases de pintura. «La gente cree que he estudiado Bellas Artes, pero mi arte sale del interior».

Diseño obra de Cardoso para las camisetas de la Pilancones Night Xacobeo. / Sergio Gil

La cara y los ojos son muy representativos de su obra y suele empezar su pintura por ahí. Es un hombre muy alegre que siempre se está riendo «y eso se refleja en mi obra con mucho colorido», que también lo relaciona con Miró. «Me gustan mucho los murales y el collage».

La exposición que acaba de abrir en Santa Brígida, en la Sala Lola Massieu, titulada 'Líneas de tiempo', está inspirada en el mar y en la náutica. Cardoso estudió patrón de barcos en la Casa del Marino y en esta exposición aparecen símbolos que simulan cartas náuticas. Estará hasta final de mayo.

Lleva más de tres décadas dedicado en cuerpo y alma a la pintura. «Me pongo a pintar y me dejo llevar. Quería crear bodegones y, como soy canario, he querido que en la obra aparezcan personas de la isla como homenaje a quienes se dedican a la agricultura con nuestro tradicional cuchillo canario o a la pesca porque cuando era un niño mi padre tenía un barco y me crie en Arguineguín, así que plasmo en el lienzo parte de mis hobbies».

Uno de los cuadros de Juan Cardoso. / Sergio Gil

Sus cuadros revelan parte de su historia personal. Por ejemplo, pinta a las mujeres rubias porque tuvo una novia sueca que le dejó un gran recuerdo. En sus cuadros viaja entre el cubismo y lo abstracto de Picasso, Manrique y Manolo Millares. «Me gusta su pasión por trabajar la naturaleza. El cubismo es mi vida e intento tomar a una persona y plasmarla en el cuadro desde todas las perspectivas».

La pintura es para él como una terapia antiestrés. «Es trabajosa pero me llena y es muy satisfactoria». Su obra se ha ido perfeccionando y cada vez utiliza materiales de mayor calidad. «Quiero trabajar en serio la escultura y hacer máscaras de escayola, barro o cerámica».

Querría exponer en Madrid y también en otras islas. La exposición está dedicada a su padre, José Juan Cardoso, exconcejal de San Bartolomé de Tirajana por Acentejo Sureño, fallecido en 2011.