Vista del parque eólico marino flotante Wikinger construido por Iberdrola en el mar Báltico. / C7

Iberdrola lanza el mayor parque eólico marino de España en aguas del Sureste

El proyecto San Borondón de aerogeneradores flotantes suma 238 MW de potencia y eleva a 10 parques y a 609 MW las solicitudes en esa franja

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La compañía Iberdrola ha solicitado autorización al Ministerio de Transición Ecológica para la instalación de un parque eólico flotante de 238 MW de potencia en aguas del sureste de Gran Canaria. Denominado San Borondón, este proyecto se convierte en el de mayor capacidad de generación de energía renovable de la decena que compiten por el viento reinante en esa franja costera de la isla.

Iberdrola entra así en la disputa por ocupar una parte de las aguas que, según recogen varios proyectos en trámites de obtener la declaración de impacto, presenta el mayor y más estable recurso eólico marino, no sólo de España sino también a nivel europeo, además de mucha menor severidad del mar en comparación con las zonas atlánticas del norte de España o del Mar del Norte europeo.

De hecho, el área marina elegida se considera «apta sin condicionantes» en el Estudio Estratégico Ambiental del Litoral Español para instalación de parques marinos.

Tanto es así que ya son diez los proyectos de aerogeneradores de diferentes tipologías que han solicitado autorización al Ministerio para instalarse en aguas del Sureste, especialmente a lo largo del último año. Ycada vez son de mayor potencia.

Los 238 MW del parque flotante San Borondón encabezan ahora esa clasificación, por delante de los 180 que propone Enerocean con los proyectos Canarray I y II y de los 144 del liderado por Ocean Winds. Otros cinco son de 50 MW y cuatro de ellos, llamados Alisio, Cabildo, Sahariano y Colombino, son promovidos por la misma empresa. El quinto es Gofio, de Greenalia.

Solo dos de los diez parque eólicos marinos que han pedido instalarse en aguas del Sureste disponen ya de declaración de impacto favorable y son los dos más pequeños. Son Flocan, de 25 MW, y el experimental Mar de Canarias, de 10.

Entre los diez proyectos la potencia instalada llegaría hasta los 609 MW y el número de aerogeneradores, sin contar los de Iberdrola, llegaría a 55, 16 de ellos dobles (Enerocean). La capacidad de los molinos oscila entre los 5 MW de Mar de Canarias y Flocan y los 12,5 previstos en los cinco parques de 50 MW.

La demanda eléctrica real de la isla desde la declaración de la pandemia por la covid ha descendido hasta los 450 MW como pico de consumo.

En el mar Báltico

Iberdrola participa en la construcción de varios parques eólicos marinos en Estados Unidos y Alemania y ha puesto ya en servicio, entre otros, el parque Wikinger del mar Báltico, junto a la isla de Rügen, de 350 MW de potencia y que, junto a otros dos que está instalando conformarán el mayor complejo eólico marino del mar Báltico, con una capacidad total instalada de 836 MW y una inversión conjunta de 2.500 millones de euros.

En Wikinger instaló 70 aerogeneradores de 5 MW fabricados por Siemens Gamesa con una altura total de 165 metros, un rotor de 135 metros de diámetro, palas de 67 metros de longitud y torres de 75 metros.