Borrar

Gran Canaria, en la vanguardia de la sostenibilidad con el Salto de Chira

Morales destaca que es vital para la soberanía energética

canarias7

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 17 de febrero 2022, 19:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La central hidroeléctrica de bombeo reversible del Salto de Chira ha comenzado este jueves sus obras, que se dilatarán hasta 2026, año en el que se espera que comience a funcionar con el objetivo de ahorrar en Gran Canaria un 20 % las emisiones de dióxido de carbono (CO2) e incrementar la producción de energías renovables en un 37 %.

El presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, ha dicho que esta central hidroeléctrica es una oportunidad real de desarrollo sostenible y una herramienta «imprescindible» para un modelo de «progreso ecosocial» que «abre las puertas a un tiempo nuevo de vanguardia y compromiso medioambiental».

«El Salto de Chira es vital en esta propuesta integral para la soberanía energética y para dejar atrás las energías fósiles y llegar a ser 100% renovable», ha expresado el presidente del Cabildo insular, que ha apostado por que Chira sirva para transformar y almacenar energía y para disponer del agua «que el cambio climático limita».

«Los regantes de las medianías de Gran Canaria apoyan esta iniciativa con la misma ilusión que vieron cimentarse las presas que hoy nos permiten dar este enorme salto«, ha expresado Morales.

En el acto, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria, han participado la vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, la presidenta de Red Eléctrica Española, Beatriz Corredor, y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales.

Se trata del primer «gran proyecto» de almacenamiento energético masivo en Canarias para la operación del sistema eléctrico y que se divide en dos zonas principales: por un lado, un centro de producción de agua desalada y, por otro, una central hidroeléctrica ubicada en la zona de las presas, donde se instalarán turbinas que, al girar por la caída del agua desde el embalse superior, generarán electricidad.

Se estima que las obras duren unos 70 meses, con una inversión superior a los 400 millones de euros y la creación de más de 4.300 empleos, de los cuales más de 3.500 serán en Gran Canaria, según los datos del Gobierno canario.

Además, esta «pila» generará unos ahorros estimados al sistema eléctrico de 122 millones de euros al año al fomentar la independencia energética de la isla y reducir la importación de combustibles fósiles.

La vicepresidenta Ribera ha señalado durante su intervención que esta infraestructura contribuirá a la transformación del sistema energético canario y ayudará a construir progreso y bienestar, así como a luchar contra el cambio climático y reducir sus efectos negativos.

«Una cosa es entender las oportunidades teóricas y otra combinar las distintas piezas al alcance que durante mucho tiempo pasaron de forma invisible a nuestro lado. Por ello, debemos facilitar un modelo energético distinto, eficiente y renovable», ha reflexionado la ministra, que ha añadido la necesidad de aplicar una mayor «inteligencia» a la hora de gestionar el agua y la energía.

Ribera ha destacado las «singularidades» del sistema energético de las islas, completamente independiente al del resto de la península y «diferente» a cualquier otro punto de España, lo que obliga a tener que aprovechar los recursos renovables para dar seguridad y calidad a los consumidores.

Por ello, ha añadido, el entendimiento de la suficiencia energética y el aprovechamiento de los recursos es «particularmente relevante» en un lugar como Canarias, donde el Gobierno ha invertido 177 millones en infraestructuras hidráulicas en los últimos años.

«Necesitamos desarrollar esas grandes baterías con tecnologías muy diferentes, como en Gorona del Viento, como queremos que ocurra en Gran Canaria con el Salto de Chira. También con otras tecnologías, aprovechando el desarrollo tecnológico», ha enfatizado la vicepresidenta, que ha asegurado que los cálculos respecto al aprovechamiento energético de la central «son espectaculares», pudiendo aportar hasta un 37 % de la energía en los picos de demanda y ofrecer hasta 3,5 gigavatios de capacidad de almacenamiento en batería.

Por su parte, el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, ha indicado que se trata de un «gran día» para Gran Canaria y para la comunidad autónoma porque lo que representa esta central es «un gran salto adelante», fruto del trabajo de muchos lustros y de un proceso administrativo «duro» y en el que «se ha escuchado a todo el mundo».

Ha destacado asimismo la apuesta de su Ejecutivo por luchar contra la crisis climática y la oportunidad que se abre al unir el turismo sostenible con el aprovechamiento de las energías limpias.

En este sentido, Torres ha destacado que en los últimos años, el archipiélago ha multiplicado por tres la potencia eólica instalada que, sumada a la fotovoltaica, hacen un total de 615 MW, lo que ha significado que la cobertura de la demanda con renovables haya pasado de un 7,8 % en 2017 a un 19,9 % en 2021.

El objetivo, según el presidente canario, es que en 2030 el 60 % del mix energético en Canarias provenga de energías renovables, lo que se contrapone al 80 % proveniente de energías fósiles que se daba en 2018.

Como ejemplo, ha señalado que en 2017 se producían en Canarias 212 megavatios de energía eólica, una cifra que en 2021 ya se había más que duplicado y se situaba en 556 megavatios.

La presidenta de Red Eléctrica de España, Beatriz Corredor, ha destacado las «100.000 horas de ingeniería» que se han necesitado para que este proyecto sea el «más vanguardista en la tecnología de bombeo» y ha valorado que el Salto de Chira cuente con una patente por su «vanguardista» pila de almacenamiento, una cuestión «imprescindible» para luchar contra el cambio climático, ha dicho.

También ha valorado que más del 90 % de la infraestructura vaya a estar soterrada y ha aseverado que se han seguido criterios medioambientales «muy exhaustivos» tanto para respetar la biodiversidad y el paisaje como para salvaguardar los intereses turísticos de los municipios implicados.

Corredor ha subrayado, además, el impacto que tendrá esta infraestructura en el empleo, que tratarán de fomentar entre las mujeres, colectivo que será un 55 % del total de trabajadores implicados en la sala, con especial atención a las ingenieras.

Las alcaldesas de San Bartolomé de Tirajana, Concepción Narváez, y Mogán, Onalia Bueno, han valorado lo que este proyecto supone para sus municipios y sus vecinos y, en especial, para el sector primario y la agricultura, a los que se les podrá garantizar el agua de riego durante todo el año una vez que el Salto esté en marcha.

«Hemos pasado de 35.000 hectáreas de cultivo a unas 10.000 en los últimos años. Estamos seguros de que esta infraestructura podrá revertir esta situación», ha vaticinado Narváez.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios