José María Ponce regresa a la política para comandar el proyecto de UxGC al Cabildo de Gran Canaria. / arcadio suárez

«Gran Canaria es una madre con dolor que necesita cariño, mimo y ayuda»

Tras ocho años alejado de la política ha regresado «porque UxGC es el único partido centrado en la isla de Gran Canaria»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

José María Ponce Anguita, a sus 67 años de edad, vuelve a la primera línea de la política tras ocho años de ausencia. Dedicado al sector privado y al mundo del automovilismo -suma 48 años en activo como piloto-, ahora ha aceptado la llamada de Unidos por Gran Canaria con ilusión, responsabilidad y con ganas de liderar el proyecto como candidato al Cabildo de Gran Canaria.

–¿Por qué ha regresado a la política?

–Después de un proceso de convencimiento por parte del partido, desde hace mucho tiempo, la primera vez que me llamaron fue como pisarle la cola a un gato, jajaja. No entendía para nada cómo después de doce años de vida pública, y ocho alejado de ella, alguien pretendiese convercerme para liderar un proyecto para regresar a la vida política. Empezaron a explicarme todos los pormenores, que tengo que decir que los desconocía totalmente, en relación al reparto que hace el Gobierno de Canarias hacia la isla de Gran Canaria y los problemas que tenemos al ser la isla con más paro, más pobreza y la que menos invierte en asistencia sociosanitaria. Todos estos fueron motivos más que suficientes para aceptar la propuesta de Unidos por Gran Canaria.

–Ha sido con el PP alcalde de Arucas, diputado nacional y coordinador en el Cabildo de Economía, Política Social y Sociosanitaria. ¿Qué espera de esta nueva etapa en UxGC?

–Espero mucho de este equipo de trabajo y de un partido, que lo más que me entusiasma de él es que es de centro, liberal y progresista que coincide plenamente con mi forma de pensar. Yo tengo una visión plenamente empresarial de la administración pública y hay que manejarla como así fuera, pero teniendo en cuenta cuáles son los objetivos.

–¿Y cuáles son esos objetivos?

–Los objetivos ahora deben centrarse en el servicio al ciudadano que peor lo está pasando. Si logramos gobernar y tener capacidad de decisión en el Cabildo lo primero que haremos será potenciar todas aquellas áreas que influyen en la gente que peor lo está pasando. Hablamos de que el Cabildo tiene una capacidad de casi 900 millones de euros para generar obras que son necesarias y que llevan retrasadas en el tiempo, así como para aprobar el Plan Insular que lleva retrasado más de diez años, planes territoriales que también están retrasados e impiden inversión y por tanto la creación de empleo.

–¿Cómo ve Gran Canaria en la actualidad?

–Ya lo he dicho en varias ocasiones. Considero que Gran Canaria es como si la isla fuera una madre que tiene un dolor, pero que no lo traslada a la gente que tiene alrededor. Solo la gente que está más cerca son capaces de darse cuenta de que realmente necesita cariño, mimo y ayuda. El único partido que va a lograr centrarse en Gran Canaria y resolver los problemas de esa madre va a ser Unidos por Gran Canaria. UxGC es el único partido que lleva el nombre de Gran Canaria y que está centrado en Gran Canaria. El resto tendrán que atender a Tenerife, a la Península, etc.

–¿Cómo vislumbra esta campaña electoral?

–Dura. Son muchos partidos políticos y ya digo que nosotros vamos diferenciados al resto, pero ese sentimiento que nosotros tenemos debemos trasladarlo a los casi 900.000 habitantes que tiene Gran Canaria para que tomen conciencia de la situación. Necesitamos tener voz en el Parlamento de Canarias para ajustarnos a un reparto más justo y eso solo se consigue con el apoyo en los ayuntamientos, en el Cabildo y en el Gobierno de Canarias.

–Compartió, en distintos partidos, una etapa política en Arucas con Ángel Víctor Torres, actual presidente del Gobierno de Canarias. ¿Cuál es su relación en la actualidad con él?

–Lo hice alcalde por primera vez y me echaron de mi partido por eso. Es difícil hablar de Ángel Víctor Torres porque hemos tenido amor y odio conjuntamente. Fue mi primera novia política y ya sabemos lo que significa una primera novia. Para mí, la política era otra cosa cuando entré y por tanto lo que sí tuve bien claro es que mi palabra, como me trasladó mi padre, era lo más bonito que una persona podía tener. Para las primeras elecciones acordé con Ángel Víctor Torres que el que consiguiese un concejal más que el otro haría alcalde a quién lo tuviese. Yo mantuve mi palabra y lo hice alcalde. Mi partido me abrió expediente para expulsarme a mí y a mis compañeros, pero nosotros resistimos el embate. Respetamos la palabra que habíamos dado a nuestros contrincantes y también a los ciudadanos de Arucas. Eso a los dos años no se mantuvo por la parte contraria y fue algo generalizado cuando entró el gobierno Zapatero y ordenó que todos los pactos que hubieran con el Partido Popular no existieran. Así que nos cesó y ahí empezaron mis primeros dos años en la oposición. Ahí nuestro vínculo personal se rompió durante muchos años. Después de ese toma y daca puedo decir que hace tiempo hemos recuperado esa amistad que perdimos y estoy encantado de poder tener reuniones como hemos tenido para resolver problemas de distinta índole. Nuestro trato a día de hoy es perfecto.

–El automovilismo es una de sus pasiones. ¿Seguirá pilotando?

–Llevo 48 años en activo y seguiré. Todavía me siento fuerte. Hago mucho deporte para mantenerme activo. A pesar de la actividad política es bueno despejarse y hacer lo que a uno también le gusta. El deporte y la política son mis dos pasiones.

–¿Qué carrocería ha encontrado en UxGC?

–Un partido que nació de una ruptura con el Partido Popular por parte de nuestro fundador, José Miguel Bravo de Laguna, ante la insistencia de poner a Gran canaria en el foco de lo que era el progreso y desarrollo de la sla. Distintas accioens no fueron bien vistas a nivel autonómico. Fruto de ese ahínco que puso en la la isla de Gran Canaria surgieron problemas que convirtieron a UxGC en una realidad.