En azul, el desvío previsto para ir desde Maspalomas a Fataga. / C7

La vía de Maspalomas a Fataga se cierra diez días para su asfaltado

Desde este miércoles el recorrido, que ahora es de 20 minutos, no se hará en menos de 75. El acceso a Fataga por las cumbres sí es posible

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La única carretera de acceso a Fataga, la GC-60, se cerrará al tráfico a partir de hoy martes, entre las 09.00 y las 19.00 horas, durante un periodo de diez días, de lunes a viernes, para proceder al asfaltado de unos diez kilómetros de calzada, los que van desde La Crucita (donde se cruza con GC-15 y la GC-210) hasta San Fernando de Maspalomas, pese a las protestas de vecinos y negocios por el aislamiento que supondrá para este pueblo de San Bartolomé de Tirajana.

Los trabajos de asfaltado de esta vía, dentro del lote sur contratado por el Cabildo, obligarán a dar un largo desvío desde mañana miércoles a quienes quieren ir desde Maspalomas hasta Fataga en el citado horario. Hoy todavía será posible al limitarse el corte al tramo entre Cercados de Fataga y Fataga.

Desde mañana la distancia que ahora se recorre en 20 minutos de circulación se convertirá en un trayecto de unos 75 minutos al volante que, saliendo de Maspalomas, pasa por Vecindario, Santa Lucía de Tirajana y Tunte ante de llegar a Fataga. Desde las cumbres sí será posible llegar a Fataga mientras duren las obras de asfaltado.

Vista aérea del pueblo de Fataga, en la zona alta de San Bartolomé de Tirajana. / C7

El presidente de la Asociación de Vecinos Arteara de Fataga, Jorge David Espinosa, lamenta que la Consejería de Obras Públicas del Cabildo haya informado «mal y tarde» de la ejecución de estos trabajos y teme los efectos que supondrá para los negocios del pueblo, en particular los de restauración, hostelería y ocio turístico. «Probablemente tengan que cerrar al público mientras duren las obras», explica, «cuando empezaban a recuperarse del parón por la covid».

Finalmente, dice, la asociación vecinal no protestará hoy por el inicio de las obras y «acataremos la medida aunque no compartamos el proceder».

Espinosa señala que las alternativas propuestas por la asociación han sido descartadas. La estrechez de la calzada impide que la máquina y los coches pasen a la vez y hacer la obra en horario nocturno se desecha por motivos de seguridad.