Las gallinas dividen el barrio

Los animales, sin dueño conocido, no se asustan al paso de los vehículos y pululan a su antojo sobre todo por el parque infantil, plagado de excrementos animales

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ Las Palmas de Gran Canaria

Se desconoce exactamente cómo llegaron al lugar, pero lo cierto es que desde hace más de un año un numeroso grupo de gallinas, y algún que otro gallo, han tomado las calles del barrio de San Fernando, en Arucas. Los animales, sin dueño conocido, no se asustan al paso de los vehículos y pululan a su antojo sobre todo por el parque infantil, plagado de excrementos animales. Son muchos los vecinos que se han quejado de la situación al Ayuntamiento, que hasta el momento poco ha hecho.

El argumento que esgrime el consistorio es que hay un grupo de vecinos a favor de que las gallinas se queden en el lugar. «Hasta piedras le han tirado a los operarios, que han tenido que salir corriendo, cuando han ido a retirar los animales», apunta el alcalde de Arucas, Juan Jesús Facundo. El primer edil del municipio también conoce de primera mano las quejas de otro sector vecinal, que alega que los animales no dejan dormir y sobre todo que hacen impracticable el área de juegos.

El pasado miércoles unos carteles advertían a los residentes del barrio de San Fernando de que «el servicio de recogida de animales del Ayuntamiento de Arucas va a proceder a retirar las gallinas», por lo que «se ruega que para facilitar la captura de las mismas no les pongan de comer».

Y ese es precisamente el problema, según algunos vecinos; que hay quien le pone de comer a los animales, que con el tiempo se han ido reproduciendo. Además, apunta una vecina de una de las calles afectadas, «se trata de gallinas ponedoras, a las que alimentan para luego coger los huevos que ponen» y «que están vendiendo».

«Lo que no es normal es que mis hijos no puedan ir al parque porque las gallinas viven en el parque, cagan en el parque y todo en el parque», en el que aseguran hay pulgas porque no se limpia. «Y eso es lo que me molesta, más que las gallinas, que no se limpie».

Otra residente afirma que las gallinas en sí no molestan, «el tema es que las crían y da mal rollo ver cómo está el parque infantil y la cancha», impracticables; «ni para niños, ni para perros ni para nadie» sirven estos lugares, aseguran. «Es una jungla, con hierbajos, excrementos... y las gallinas, yo recuerdo que un par de veces sí las retiraron, pero claro, no es fácil si dejan siempre un gallo y una gallina. Y sobre todo que los vecinos de la última calle los alimentan».

En todo caso, el alcalde de Arucas asegura que van a hacer un nuevo intento de retirar las gallinas y gallos del barrio de San Fernando, unos animales que muchas veces se ven también en la carretera general. «Hay zonas verdes y no es fácil atraparlos, y menos si los vecinos se enfrentan a los operarios», afirma Juan Jesús Facundo.