Imagen de archivo de un grupo de perros en el albergue insular de animales. / C7

Gáldar ya cuenta con financiación para el centro de estancia de animales

El Ayuntamiento cuenta con 354.000 euros del Cabildo grancanario para la próxima construcción del CETA de El Sobradillo, centro de referencia para la comarca Norte

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ Gáldar

El Centro de Estancia Temporal de Animales (CETA) de Gáldar está cada vez más cerca, tanto que la licitación de la obra se estima será en breve. Por el momento, «tenemos el terreno adecuado, tenemos el proyecto completamente terminado, contamos con los premisos pertinentes y, además, tenemos la financiación para ejecutarlo». Tal y como explica el concejal de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Gáldar, el área municipal cerró el año 2021 con al alegría de conocer que el Cabildo de Gran Canaria financiará con 354.000 euros la construcción del CETA de El Sobradillo.

El proyecto que lleva años trabajando el Ayuntamiento de Gáldar y su área de Bienestar Animal es un moderno albergue de animales que daría cobertura, seguramente, a toda la comarca Norte. Aún hay que cerrar cómo sería la gestión y mantenimiento de la instalación.

El CETA de Gáldar asistirá perros, gatos, cabras, ovejas, cerdos, caballos... incluso «está pensado para en caso de incendio proceder a la movilización de animales y ponerlos a resguardo» en unas instalaciones que se construirán sobre un terreno municipal de más de 3.000 metros cuadrados.

El que se proyecta como el gran centro de referencia de bienestar animal de Gáldar, de la comarca Norte y de la isla de Gran Canaria, se aleja muchísimo de la imagen de cárcel que se tiene de los albergues de animales, según explica el concejal de Gáldar y veterinario Rafael Pérez. «La idea que tenemos es que no sea una cárcel sino un recinto abierto al público y que la gente pueda venir y ver los animales, y que se enamore de ellos y se los lleven, que los adopten». En este sentido, el CETA de Gáldar será «bastante pionero», que trabajará en la misma línea que lo hace la Concejalía de Bienestar Animal de Gáldar, creada en el último mandato y donde prima el sacrificio cero.

«Estamos pensando poner parques para animales, con zonas verdes, que la gente pueda ir con su perro, con su mascota, de paseo, como si fuera un parque, al tiempo que se ve el CETA», cuenta Pérez. Pero también es cierto que «esta idea aún no esta cerrada»; pero sí que se contempla en el proyecto «que haya árboles, zonas verdes, y que todo sea muy bonito», que invite a conocer el lugar a los posibles adoptantes de animales, porque la idea final del CETA de Gáldar es que los animales a él lleguen tengan una segunda oportunidad.

«Cuántos animales podrá albergar al mismo tiempo no es fácil contestarlo aún, porque dependerá de si los animales en cuestión pueden compartir espacio o no» en función de su conducta.