Borrar
Vista de la urbanización parcial del barranco de Los Frailes, en la costa de Mogán. C7
El Estado aborta el desarrollo turístico de Medio Almud y Los Frailes, en Mogán

El Estado aborta el desarrollo turístico de Medio Almud y Los Frailes, en Mogán

El nuevo deslinde entre la Punta de la Mesa de Tauro y el acantilado de Taurito establece en 100 metros y no en 20 la anchura de la servidumbre de protección

Sábado, 9 de marzo 2024, 21:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Dirección General de la Costa y el Mar ha aprobado el deslinde de los bienes de dominio público marítimo-terrestre del tramo de 4.945 metros comprendido entre la Punta de la Mesa de Tauro y el acantilado de Taurito, en Mogán, ordenando a la Demarcación de Costas en Canarias que inicie las actuaciones para rectificar las situaciones jurídicas registrales contradictorias con el mismo y dando un plazo de un año para solicitar la concesión a aquellos titulares de terrenos incluidos en el dominio público.

El nuevo deslinde modifica la mayor parte del vigente desde 1969 y establece una anchura de servidumbre de protección de 100 metros en todo ese litoral salvo en la playa de Taurito y los tramos inmediatamente anterior y posterior, donde se fija en 20 metros. En el nuevo deslinde, de este a oeste, se localizan las playas de Los Frailes, Medio Almud, Cruz de Piedra y Tasartico, coincidentes con desembocaduras de barrancos.

El Estado descarta así que la anchura de la servidumbre de protección pueda fijarse en 20 metros entre la Punta de la Mesa de Tauro y poco antes de la playa de Taurito, terrenos clasificados como urbanizables cuando entró en vigor la Ley de Costas de 1988, porque entonces solo se había ejecutado el planeamiento comprendido en el tramo en el que se encuentra la playa de Taurito.

La desembocadura del barranco de Taurito sí completó su urbanización.
La desembocadura del barranco de Taurito sí completó su urbanización. C7

En el tramo en el que la anchura de la servidumbre se agranda hasta los 100 metros están las playas de Los Frailes y de Medio Almud, en cuyos accesos a través de la carretera GC-500 se hicieron obras de urbanización antes de 1988, trabajos que, sin embargo, nunca se completaron.

El acuerdo desestima los informes y alegaciones de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Mogán y las mercantiles Unimadoc SL, Katanga Inversiones SL y Abidemi SL, por un lado, así como las empresas Aldiana Fuerteventura SL y Hoteles Archipiélago Canario SA, de otro. Por el contrario, el Cabildo de Gran Canaria emitió informe favorable.

Para determinar la anchura de la zona afectada por la servidumbre de protección, el Estado tuvo en cuenta el planeamiento vigente al entrar en vigor la Ley de Costas de 1988, en concreto las Normas Subsidiarias de Mogán aprobadas definitivamente en noviembre de 1987. En ese planeamiento los terrenos se clasificaban como suelo apto para urbanizar con planeamiento vigente en el área correspondiente al Centro de Interés Turístico Nacional Costa Tauritos, que fue objeto de revisión en diciembre de 1985.

Terrenos parcialmente urbanizados en el barranco de Medio Almud.
Terrenos parcialmente urbanizados en el barranco de Medio Almud. C7

Tal revisión, explica Costas en la aprobación del nuevo deslinde, asimila ese terreno a suelo urbanizable programado o apto para la urbanización y por tanto el establecimiento de la servidumbre habrá de establecerse en función de su ejecución.

Desarrollo parcial pero no completo

Al entrar en vigor la Ley de 1988 la ejecución solo se había llevado a cabo parcialmente, en los terrenos comprendidos entre los mojones 133 y 149, y la revisión del Centro de Interés Turístico Nacional preveía que el desarrollo completo, de acuerdo con el estudio económico financiero que incluye, se haría en un periodo de 15 años dividido en etapas de tres años. Sin embargo, el ámbito del Plan no se desarrolló en su totalidad, sino solo en parte.

Por todo ello, en relación con los tramos que no han sido urbanizados, Costas deduce que, dado el tiempo transcurrido desde la aprobación del Plan, no se ha dado cumplimiento a la ejecución del mismo en el plazo previsto y por causas no imputables a la Administración.

Por tanto, fija la anchura de la servidumbre de protección, contada a partir del límite interior de la ribera del mar, en 100 metros para los terrenos no urbanizados y en 20 para los clasificados como suelo urbanizable programado con plan parcial aprobado y ejecutado en plazo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios