Imagen de archivo de una retención en la autovía GC-2 en dirección a la capital. / JUAN CARLOS ALONSO

El equipamiento de la GC-2 como vía de gestión inteligente recibe dos ofertas

El concurso del Cabildo incluye la dotación de 12 cámaras y 17 sensores de intensidad de tráfico, así como el tendido de fibra óptica de Arucas a Agaete

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Dos ofertas se disputan la ejecución de las obras de creación de un sistema inteligente de gestión de la circulación en la autovía del Norte (GC-2) y tres pretenden ser las adjudicatarias de la dotación de una red de fibra óptica en el tramo de la GC-2 que discurre entre Punta Camello, en Arucas, y Agaete.

El despliegue del equipamiento previsto para la gestión inteligente de la GC-2 incluye la instalación de 12 cámaras y 17 equipos de medición de la intensidad del tráfico a lo largo de los 31 kilómetros de doble calzada que unen la capital con la villa marinera de Agaete.

En este lote, con un plazo de ejecución de 12 meses, el proyecto contempla también la colocación de ocho paneles de mensajería variable, con sus correspondientes pórticos, para compartir información con los usuarios de la GC-2 y advertir de retenciones, accidentes o cualquier incidente viario.

Las 12 cámaras que vigilarán la circulación por la autovía durante las 24 horas del día de los siete días de la semana se instalarán tanto en túneles como al aire libre, en este caso sobre báculos, y estarán integradas en un circuito cerrado de televisión, al igual que los 17 equipos de medición del aforo de tráfico, los cinco de reconocimiento de matrículas y las dos estaciones meteorológicas que figuran entre las dotaciones.

Además, 14 equipos remotos recogerán y transmitirán los datos al centro de control de carreteras localizado junto a los túneles de La Laja.

Los equipos de medición de la intensidad media del tráfico en distintos puntos de la carretera, capaces de distinguir los vehículos pesados, también se colocarán en tramos subterráneos y al aire libre, en particular en entradas y salidas de la vía para conocer la intensidad de las distintas trayectorias.

Para que la operatividad del nuevo sistema de gestión inteligente no dependa de ningún operador privado, el otro lote del proyecto compartido por las consejerías de Desarrollo Económico y de Obras Públicas contempla el tendido de unos 30 kilómetros de fibra óptica a lo largo de la autovía.

El plazo de ejecución en este caso es de diez meses, más corto que el del despliegue del equipamiento, para que la red de fibra esté operativa una vez instalados los elementos.

El presupuesto conjunto de esta iniciativa del programa Isla Inteligente para una carretera que soporta un tráfico aproximado de 30.000 vehículos diarios, llegando en algunos puntos hasta 60.000 vehículos, asciende a 3,67 millones de euros.

Actualmente no existe ningún dispositivo de gestión del tráfico en la GC-2, una carretera que entre la capital y Agaete es una autovía de dos calzadas en gran parte del recorrido, aunque también hay tramos de vía rápidas de dos carriles por sentido con acceso a núcleos urbanos mediante rotondas y reguladas por semáforos.