El Cabildo rehabilita 387 nacientes

Una inversión de 300.000 euros acondiciona casi 400 afloramientos de agua en las zonas de la isla más áridas, en donde hay que facilitarles su acceso a los animales silvestres. Cuadrillas de Gesplan los limpian de maleza, tierra y piedras y les habilitan una pila de captación para posibilitar que el líquido se almacene

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

Esta isla engaña. Sus tesoros no están tan a la vista como en otras, pero están. Le pasa con algunos de sus paisajes más deslumbrantes, y también con sus nacientes. Solo hay que buscarlos. Hace unos años, en 2014, el Cabildo mandó inventariar este patrimonio en dos fases y dio con algo más de 700. Ahora ejecuta un proyecto para rehabilitar 387 de ellos, los que se registraron en la primera de las dos acciones de recuento. Se incluirán algunos aljibes y abrevaderos asociados a galerías o a estanques-cueva. El 65% está dentro de espacios naturales protegidos.

Esta iniciativa, con una duración prevista de 7 meses y medio, cuenta con un presupuesto de 300.000 euros, financiado con cargo al Fdcan y se le adjudicó a la empresa pública regional Gesplan. Según informa Miguel Romero, técnico insular de Medio Ambiente y redactor y coordinador del proyecto, Gesplan empezó con la tarea en octubre de 2019 y organizó los equipos de trabajo en 3 cuadrillas, que son las que van al campo. En esencia, su misión consiste en limpiar bien el naciente y su entorno de maleza, piedras y otros materiales que puedan impedir o dificultar la salida del agua, y en construirle pequeñas pilas de captación adosadas para que así, aunque sea gota a gota, den lugar a charcas que sirvan de bebederos para los animales. Y es que, según la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, una de las prioridades del mandato es la conservación de la fauna silvestre. «Estos rezumaderos de agua permiten que tanto la silvestre endémica como la cinegética se beneficie de un recurso clave para su supervivencia».

Los trabajos se han intensificado en las zonas más áridas de la isla, en la zona oeste, por la Aldea de San Nicolás), en las medianías del este (por Valsequillo y Agüimes), y en los municipios del sur, Mogán, San Bartolomé de Tirajana y Santa Lucía de Tirajana. Son los entornos en los que el agua escasea más y donde hay que facilitar su acceso a los animales. Benjamín Artiles, técnico también del área y director facultativo del proyecto, calcula que su nivel de ejecución supera el 60 o 70%, aunque ahora se paró por el estado de alarma.

En el Cabildo destacan el esfuerzo y la implicación de Gesplan y de su personal de campo, que realiza un trabajo complicado por la dificultad de los accesos y por las actuaciones que tienen que llevar a cabo. Por parte de la empresa adjudicataria, el proyecto lo dirige José Carlos Marrero, y cuenta como técnica especializada a Migdalia Domínguez, ingeniera técnica forestal, la que inventarió los nacientes años atrás.

Unos y otros subrayan la colaboración de sociedades de cazadores, pastores y gente mayor de los pueblos, que aportaron su conocimiento del territorio y guiaron a los técnicos a muchos de los nacientes. Sin ir más lejos, en esta nueva acción se han detectado al menos otros 40 afloramientos de agua, de ahí que en el Cabildo ya se esté preparando una segunda fase del proyecto para rehabilitar otros 200 nacientes ya inventariados, a los que habría que sumar los nuevos hallados ahora.