El Burrero terminará su paseo costero tras 9 años de espera

Nunca es tarde si la dicha es buena. Tras 9 años bloqueada en los despachos, la continuación del paseo marítimo de El Burrero, en Ingenio, está a la vuelta de la esquina. La actuación incluye un sendero peatonal con tarima de madera de 500 metros y la conversión de un búnker en un punto para observar aves.

CANARIAS7 / INGENIO

El Cabildo ha iniciado el expediente para la adjudicación del proyecto de continuación del paseo de El Burrero, una financiación de la institución insular, el Gobierno canario y el Ayuntamiento de Ingenio que estaba pendiente de la autorización en la Comisión Bilateral Mixta del Convenio de Costas, celebrada en junio tras 9 años sin convocarse.

El proyecto, con un presupuesto cercano a los 900.000 euros, comienza a ser una realidad una vez que el Cabildo ha recibido el acta de aprobación en el Convenio de Costas, que tanto el Cabildo como los ayuntamientos venían reclamando al Gobierno central desde 2015, recordó el consejero de Obras Públicas, Ángel Víctor Torres, en recorrido por la zona junto al alcalde de Ingenio, Juan Díaz, y el director general de Infraestructuras Turísticas del Gobierno regional, Héctor Suárez. «Es un día de celebración para el Ayuntamiento y para Gran Canaria porque después de 9 años podremos empezar las obras en 2018», añadió.

La actuación incluye un sendero peatonal con tarima de madera de unos 500 metros de longitud que partirá del extremo sur del barrio de El Burrero hasta la desembocadura del barranco de Guayadeque, además de mobiliario urbano y la rehabilitación de un nido de ametralladoras existente para convertirlo en punto de observación ornitológica.

Se ejecutará con tarima de madera porque la zona está catalogada como suelo rústico y el planeamiento exige que la actuación sea blanda, fácilmente desmontable y de bajo impacto.

Con la actuación culminará la adecuación de toda la avenida costera del municipio de Ingenio para el disfrute de los vecinos y los visitantes, resaltó Juan Díaz, quien mostró su satisfacción porque se haga realidad un proyecto que se empezó a gestar en 1999 y que se ha podido desbloquear gracias al trabajo del Cabildo y el Gobierno regional. La financiación de las obras, con un plazo de ejecución de 9 meses, le corresponde al Cabildo en un 40% al igual que el Ejecutivo regional, y el 20% restante al Ayuntamiento.