Foto de familia de la delegación del Gobierno cubano y los miembros del Cabildo reunidos ayer. / C7

Cuba se interesa por el Salto de Chira de cara a la soberanía energética

El Gobierno comunista se reúne con el Cabildo para saber más de la central y su papel en la penetración de las renovables en los territorios aislados

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El proyecto del Salto de Chira ha llamado la atención del Gobierno de Cuba, que ha enviado una delegación a la isla para conocer los pormenores de la central hidroeléctrica de bombeo, en particular su contribución a la penetración de las energías renovables en la generación eléctrica y a la soberanía energética de un sistema eléctrico aislado como son los de Gran Canaria y la isla caribeña.

Digna Rodríguez, directora de Energía del Ministerio de Economía y Planificación del Gobierno cubano, comento tras reunirse con una delegación del Cabildo y el Consejo Insular de Aguas que la central entre las presas de Chira y Soria «es un ejemplo» para aumentar el porcentaje de contribución de las energías limpias a la generación.

AL DETALLE

    Aunque se trata de «un megaproyecto» que en Cuba no podría reproducirse, con tales dimensiones y características, «podemos adquirir experiencia» del mismo para otro territorio aislado, donde ya existen saltos hidroeléctricos a pequeña escala que aprovechan el curso de los ríos pero no centrales de bombeo como la que ha empezado a construir Red Eléctrica de España (REE).

    En la isla caribeña existen más de 240 presas y embalses repartidas por su geografía, pero no se encuentran a la altura suficiente para producir grandes saltos hidroeléctricos, comentó José Rojo, director general del Instituto de Refrigeración y Climatización de Cuba.

    No obstante, la generación hidroeléctrica es una de las alternativas que explora el Gobierno comunista para aumentar la participación de las energías renovables en su consumo eléctrico, explicó Rojo.

    El incremento de los parques fotovoltaicos está centrando ese esfuerzo, siendo obligatoria su instalación en las industrias de algunas zonas de la isla caribeña, agregó este miembro de la delegación cubana, aunque su proliferación en aquellas latitudes tropieza con un adversario duro, los ciclones que periódicamente visitan el Caribe.

    El presidente del Cabildo, Antonio Morales, ofreció la colaboración de la corporación insular en su experiencia de soberanía energética e hídrica, así como en materia de desarrollo turístico, tema en la que la delegación cubana se interesó por la desalación de cara al abasto de las nuevas instalaciones hoteleras previstas en los cayos.