Momento en que un operario comienza este miércoles la retirada de las hamacas en la playa de Puerto Rico. / C7

Costas manda retirar las hamacas y sombrillas de Puerto Rico en plena temporada alta de turistas

La institución del Estado le revierte la concesión a la empresa Puerto Rico SA. Le da dos meses para que retire chiringuitos y zonas ajardinadas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La Demarcación de Costas de Canarias, organismo que depende del Ministerio de Transición Ecológica, ha mandado retirar las hamacas y sombrillas de la playa de Puerto Rico, en Mogán, en plena temporada alta. Esta medida es consecuencia de la firma este miércoles del acta de reversión de la concesión de la cala. En principio, y salvo que una resolución judicial resuelva lo contrario, el Estado pasa a gestionar de forma directa la playa, que hasta ahora y desde 1972 ha estado en manos de Puerto Rico SA. Costas revierte la gestión al considerar que el periodo de concesión del que disfrutaba la empresa expiró en 2018, frente a la tesis que sostiene la compañía, que sitúa esa caducidad en 2022. No en vano, el director gerente de Puerto Rico SA, Pedro León, firmó el acta mostrando su expresa disconformidad. Este periódico intentó este martes, sin éxito, conocer la versión de la institución estatal, tanto 'in situ', en la playa, por boca del propio jefe actual de la Demarcación, Alberto Martín, como a través del gabinete de comunicación del propio Ministerio. Martín dijo que no podía informar y Madrid no contestó a los requerimientos de información.

Al margen del litigio que ya existe y del que ahora se escribe un nuevo capítulo tras el levantamiento del acta de reversión, lo cierto es que una de las principales playas turísticas de Canarias se queda sin servicios de temporada justo cuando está recuperando la afluencia de turistas perdida por la pandemia. A primera hora de la tarde de este miércoles, los operarios de Puerto Rico SA empezaron a retirar las hamacas y las sombrillas (unas 1.000, según la entidad), con el consiguiente malestar y perjuicio para los usuarios y bañistas. Esta orden de retirada afectará también a los aseos, al servicio de socorrismo, a la oferta de patinetes acuáticos y al mantenimiento en sí de la playa, en el que se incluye su limpieza, según informan desde la empresa. Costas sí dio algo más de margen, hasta dos meses, para que Puerto Rico SA saque de la arena los dos chiringuitos que gestiona, las zonas ajardinadas y los parterres. No queda claro qué va a pasar con el resto de locales bajo el paseo y sobre la arena a los que la empresa les concedió el uso y disfrute de la playa, «siempre con autorización de Costas». Solo dos de ellos están fuera del dominio público y los tienen en propiedad.

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, deja claro que el Ayuntamiento no tiene responsabilidad alguna en el conflicto, pero subraya que la corporación ya pidió a Costas que le conceda la explotación de los servicios de temporada en Puerto Rico desde el momento en que el Estado le denegó a la concesionaria la prórroga que pidió en 2015 para seguir gestionando esta cala durante 25 años más. En todo caso, lamenta la imagen que se pueda llevar el turista.

Técnicos de Costas y representantes de la empresa durante la firma del acta de reversión, en pleno paseo de la playa. / C7

La firma del acta se produjo en pleno paseo de la la playa, sobre un parterre y en unos folios escritos a mano, parte de cuyo texto, el que tenía que ver con la posición de Puerto Rico SA, fue dictado por el abogado de la empresa, Alejandro Hernández del Castillo. Hizo constar su expresa disconformidad por dos razones, porque cree que Costas se anticipa y porque cree que actúa contra sus propios actos, argumentos de los que le dejó constancia a través de un escrito entregado por registro electrónico en Costas a las 09.36.

Hernández informó de que, además del contencioso interpuesto por la cuestión de fondo, es decir, contra la interpretación de Costas de que la concesión expiraba en 2018, la empresa había solicitado a la Audiencia Nacional la aplicación de medidas cautelares con la suspensión de la reversión. Hasta ahora, subrayó, Costas siempre ha suspendido las citaciones que les han hecho llegar este año para la firma del acta si ésta estaba recurrida. Por ejemplo, contó que suspendió una para el 27 de abril, otra posterior para el 19 de mayo y otra para el 22 de junio. El 28 de octubre pasado la Audiencia Nacional dictó un auto provisional denegando la medida cautelar, pero esa resolución ha sido recurrida en reposición por Puerto Rico SA, que ha alegado el perjuicio a los negocios, a la playa y la pérdida de empleo. Luego Hernández no entiende que, pese a que la posición de la Audiencia no es firme, hayan levantado el acta.

Pedro León, director gerente de Puerto Rico SA, dialogando tras la firma del acta con el jefe de la Demarcación de Costas, Alberto Martín, / C7

Y tampoco comparte que Costas les recrimine en esa acta que hayan incumplido la obligación de retirar todos los elementos de la concesión el día de la firma. Hernández discrepa porque sostiene que ese mandato les llegó en una orden ministerial de abril que la empresa recurrió y que no se les ha respondido, por lo que defiende que, según la normativa en vigor, esa suspensión ha quedado otorgada. Dado este escenario, la empresa remitirá un escrito adicional en el que dejará claro que no ha incurrido en ningún incumplimiento. Y al margen de lo que al final se decida, en Puerto Rico SA entienden que no se merecen el trato que se les está dando tras haber colocado la primera piedra de lo que hoy es Puerto Rico, en 1972, y tras 49 años generando riqueza y empleo en el municipio.