Vista aérea de la playa de Medio Almud., en Mogán. / C7

Costas deniega crear una playa artificial en Los Frailes y ampliar la de Medio Almud

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La Demarcación de Costas de Canarias ha denegado a la empresa Unimadoc SL la solicitud de concesión de ocupación de bienes de dominio público para la creación de una playa artificial en Los Frailes, y para la ampliación y mejora de la de Medio Almud. ambas en Mogán. Las dos resoluciones datan del pasado 26 de noviembre y ponen fin a la vía administrativa, aunque el particular puede aún interponer un recurso de reposición ante el propio Ministerio de Transición Ecológica o recurrir a la vía judicial.

En Los Frailes Unimadoc pretendía construir una playa artificial sobre la natural ya existente, para lo que tendría que excavar el perfil de la cala y de los márgenes de las laderas para aumentar la superficie de playa seca, verter 15.273 metros cúbicos de arenas procedentes del tratamiento de los materiales excavados en las laderas, ejecutar un muro perimetral de cierre de la playa y acondicionar y ordenar todo el espacio creado para instalar hamacas, sombrillas y un establecimiento expendedor de comidas y bebidas de 90 metros cuadrados. La solicitud no concreta la ocupación total de la actuación, pero sí apunta que incorporaría 5.829 metros al dominio público.

Por su parte, en Medio Almud exigiría dragar 2.300 metros cúbicos de la playa actual, desmontar 11.000 metros cúbicos del acantilado de la ladera oriental y verter 22.830 metros cúbicos de áridos procedentes del machaqueo. Preveía la construcción de un chiringuito de 270 metros cuadrados y la explotación de la playa mediante hamacas y sombrillas. Tampoco señala cuánto ocuparía, pero sí precisa que se sumarían al dominio público 430 metros.

En ambos casos, y basándose en los informes desfavorables de varias administraciones, como Política Territorial del Cabildo, Gobierno de Canarias, la propia Costas o el Ayuntamiento de Mogán, el jefe de la demarcación canaria de Costas concluye que ambas solicitudes buscan dar servicio a un proyecto urbanístico de lujo anulado por varias instancias judicial (el plan parcial del sector 32 Costa Taurito), por lo que, añade, estas propuestas solo «generan perjuicios ambientales en zonas de alto valor ecológico y «contravienen los usos previstos por el Plan Insular de Ordenación (PIO)» en ambos espacios.