Recreación de cómo quedará el comedor con cocina del colegio Veinte de Enero. / C7

El comedor del Veinte de Enero, en Arinaga, irá elevado y dará sombra al patio

Conformado por dos volúmenes, tendrá capacidad para 150 alumnos por turno, valdrá 1,2 millones y se hará en doce meses

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Agüimes

Las instalaciones del futuro comedor escolar del colegio Veinte de Enero, en Playa de Arinaga, irán elevadas y crearán un espacio de sombra en el patio del centro. Es una de las características más llamativas de l proyecto que se empezará a ejecutar en breve y cuya redacción fue encargada por el Ayuntamiento de Agüimes a petición de la Consejería de Educación. Además, en virtud de un convenio firmado por ambas administraciones, será también el consistorio el que acometa la ejecución de las obras, que serán financiadas, eso sí, por el Gobierno, con una inversión prevista de 1.283.522 euros y una duración de 12 meses. La intención municipal es que comiencen a primeros de 2022 y que el comedor esté operativo para el curso 2023-2024.

El edificio proyectado está formado por dos volúmenes diferenciados que se enlazan uno con el otro a través de una pequeña pasarela de conexión. Al construirse elevados, en planta alta, generarán un soportal en el centro del patio del recreo, que, además, según consta en la memoria del proyecto, permitirá generar un corredor cubierto desde el nuevo acceso principal al colegio que está previsto desde la plaza.

Esta intervención exigirá demoler parcialmente unos vestuarios en la zona sureste de l patio del centro que serán reconstruidos más hacia el sur. Este planteamiento incluye reestructurar los tres niveles en los que ahora está distribuido el recreo y reducirlo a dos, a distinto nivel o cota, que además se conectarán justo bajo el edificio proyectado por medio de un espacio que se aprovechará como graderío. En todo caso, se le dotará también de rampa para garantizar la accesibilidad que exige la ley.

En esa planta elevada irán todas las instalaciones necesarias para el funcionamiento del comedor, que contará con cocina propia con una zona de cocción, y otra climatizada para la preparación de alimentos, así como otros espacios auxiliares como cámaras frigoríficas y de congelación, despensa, cuarto de limpieza, zona de lavado de vajilla, cuarto para depósito de basura, vestuario y aseo.

El comedor dispondrá de aseos femeninos, masculinos y accesibles, así como zonas de higiene básica mínima que permitan a los niños adquirir hábitos de higiene adecuados. Es decir, las zonas para el lavado de las manos estarán cerca de la que usarán para comer.

Llamará la atención la fachada, conformada por lamas de aluminio lacadas en diferentes colores que a modo de falsa fachada o «segunda piel» le darán una coherencia estética al conjunto, reza también el proyecto.

El comedor tendrá capacidad para 150 plazas que se podrán ir ocupando en varios turnos para así dar respuesta a la demanda de la comunidad escolar. El comedor provisional actual, también habilitado por el consistorio, tiene capacidad para 100 niños. Entró en funcionamiento el pasado 1 de noviembre y está organizado con tres turnos en los que se da servicio a 160 estudiantes, según informan fuentes vinculadas a la comunidad escolar, porque este periódico intentó sin éxito que la dirección del centro confirmara estos últimos datos.