El alcalde de Gáldar, en el acto celebrado en el Teatro Consistorial. / C7

El Casino de Gáldar cumple 175 años como referente de la vida cultural del municipio

El Teatro Consistorial acogió el acto de celebración del 175 aniversario de la Sociedad de Instrucción, Fomento y Recreo Casino de Gáldar

CANARIAS7 Gáldar

Gáldar celebró en la noche del viernes pasado, en un acto en el Teatro Consistorial, el 175 aniversario del Casino. La asociación fue creada en 1847, cuando un grupo de ciudadanos se unió para que su ciudad recuperara su histórico protagonismo.

Desde su nacimiento el Casino, cuya sede preside la céntrica calle Capitán Quesada, ha sido protagonista de la vida cultural y social del municipio.

En el acto estuvieron presentes Teodoro Sosa, alcalde del municipio; Julio Mateo, concejal de Cultura y Fiestas, entre otros miembros del grupo de gobierno; Pedro Justo Brito, consejero de Hacienda del Cabildo de Gran Canaria; Antonio Bolaños, presidente de la institución; y Sebastián Santana, juez de paz del municipio, que desgranó en un emotivo discurso la historia de la asociación.

Además, el evento conmemorativo tuvo como protagonista el piano de la prestigiosa marca Steinwey recién renovado por parte del Ayuntamiento, con 50 años de historia, y que fue estrenado con dos piezas musicales interpretadas por José Luis Castillo, ganador de varias ediciones del certamen Pedro Espinosa.

Teodoro Sosa subrayó la histórica relación entre Ayuntamiento y Casino, que ha sido clave para el desarrollo de la ciudad. «El Casino convirtió a Gáldar en el referente de la vida cultural del norte de Gran Canaria. Fue el responsable de traer obras de teatro, de instalar el primer cine y de dinamizar las Fiestas de Santiago, los Carnavales y las Fiestas de Fin de Año. Esta Sociedad además llegó a ceder en un momento de su historia espacios para la educación de la población cuando el municipio se quedó sin locales destinados a escuelas», rememoró acerca de la segunda institución de estas características más antigua de la isla, solo por detrás del Gabinete Literario.

« Gáldar le debe mucho al Casino. Y por eso el Ayuntamiento ha estado a su lado desde su fundación, ya que todo empezó cuando el Ayuntamiento cedió las instalaciones en las que nos encontramos hoy, el Teatro Consistorial y la Sala Sábor, al grupo de ciudadanos que se juntó para crearla», continuó.

Esa fue la primera sede del Casino, un edificio que posteriormente convertiría en el primer teatro de la ciudad, el germen del actual, que fue el segundo de Gran Canaria tras el Cairasco de Figueroa.

«En la actualidad este grupo de gobierno mantiene esa relación estrecha entre el Ayuntamiento y el Casino. Hace pocos años, en un momento complicado para la institución, firmamos un convenio mediante el cual el Ayuntamiento organiza actividades culturales en sus salones, como es el caso de ensayos de agrupaciones folclóricas, exposiciones o conferencias, y a cambio condona al Casino el pago de impuestos», continuó el Teodoro Sosa.

«En definitiva, la relación entre Gáldar y el Casino es de un éxito indiscutible. Ahora estamos afrontando el reto de reciclar a esta institución como centro de encuentro social y cultural y asegurar su viabilidad en el futuro como entidad vecinal del casco del municipio. El desafío es devolver a la juventud a sus puertas para que aguante otros 175 años», concluyó.

Reestreno del piano Steinwey

Julio Mateo, concejal de Cultura y Fiestas, destacó «el regalo» del Ayuntamiento al festejo del Casino en forma del reestreno del piano a cargo de José Luis Castillo. «Es un día especial para la cultura también por el reestreno de este piano, un Steinwey de 1972. Teníamos pendiente su restauración y por fin este año la hemos podido ejecutar de la mano de Enrique Rapisarda. Y viene con el objetivo de recuperar el certamen Pedro Espinosa», aseguró el edil.

A su vez, Antonio Bolaños, presidente de Sociedad de Instrucción, Fomento y Recreo Casino de Gáldar, subrayó que se trataba de «un día muy especial» debido a la creación de la asociación «cuando Gáldar todavía era una villa».