Una usuaria de zonas de acampada junto a su perro en una imagen anterior a la pandemia de la covid. / C7

El Cabildo rectifica y admite otra vez mascotas en las zonas de acampada

Medio Ambiente prohibió este año los animales de compañía, salvo en Llanos del Salado. La consejera pide más civismo a los dueños

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La consejera de Medio Ambiente del Cabildo, Inés Jiménez, ha decidido dar marcha atrás y «normalizar» la presencia de mascotas en las zonas de acampada que gestiona anulando la prohibición de llevarlas, excepto a la de Llanos del Salado (San Mateo), que impuso sin previo aviso cuando se reabrieron definitivamente tras la pandemia de la covid, a principios de año.

La consejera dio ayer instrucciones a la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo (OIAC), encargada de tramitar los permisos de acampada, para eliminar de las normas de uso que se entregan con el permiso el párrafo recientemente modificado que explica que «los animales de compañía no están permitidos en las zonas de acampada», salvo en la excepción ya citada.

La zona de acampada de Llanos del Salado a la que se limitaba la presencia de mascotas desde que se cambió la norma es una de las más pequeñas de la red del Cabildo, con 50 plazas, y carece de baños y de agua. En las más grandes y todas de más servicios, como las de Bailico, LLanos de La Pez, Corral de Los Juncos, Altos del Pozo y presa de las Niñas no podían estar.

Inés Jiménez, consejera de Medio Ambiente del Cabildo, en una sesión plenaria. / Cober

Las normas de uso anteriores a la covid señalaban que los animales de compañía en zonas de acampada «deberán permanecer atados y bajo el control directo de su propietario o tenedor», además de cumplir lo dispuesto en la vigente Ley de Protección de Animales y su normativa de desarrollo.

En las n ormas de uso que figuran en la página web de la Consejería de Medio Ambiente la redacción es distinta y agrega que los propietarios o tenedores de mascotas están obligados «a retirar los excrementos y depositarlos en los contenedores habilitados para ello».

Más civismo de los dueños

Inés Jiménez adelantó que la prohibición de llevar mascotas a las zonas de acampada, salvo a la de Llanos del Salado, se suspenderá de manera urgente y se publicará en la web de la Consejería de Medio Ambiente.

La consejera mostró su confianza en que esta modificación de las normas de uso, para volver a la situación anterior a la reapertura, entre en vigor desde hoy viernes, pero al mismo tiempo reclamó a los propietarios de perros que eviten llevarse de acampada a los que animales que ladran de noche o tienen comportamientos que molestan al resto de usuarios.

Campistas en las cumbres de la isla, sin mascotas, durante la pasada Semana Santa. / Arcadio suárez

«Hay muchas quejas de personas por los ruidos y las actitudes agresivas de algunos perros y la falta de civismo de sus dueños», indicó Jiménez, quien relacionó las restricciones a la presencia de mascotas con las medidas sanitarias adoptadas en la lucha contra la covid.

Quejas de particulares y asociaciones

En cualquier caso, la decisión de Medio Ambiente de volver a la situación anterior tras varios meses prohibiendo la presencia de mascotas en la mayoría de las zonas de acampada se produce tras las quejas de cientos de propietarios de animales de compañía, especialmente en las últimas jornadas, por la prohibición que entró en vigor a principios de año.

Cientos de particulares, pero también asociaciones animalistas como la Federación de Asociaciones Unidas por la Defensa Animal (Fauda), han mostrado su rechazo a la medida que impuso Medio Ambiente.

Las quejas preguntaban en muchos casos por los motivos de la prohibición y los trámites seguidos para modificar las normas de uso porque hasta obtener el permiso no se tenía conocimiento de que las mascotas ya no eran admitidas.