El PTP-15, un «hito histórico» para Morales, un «atentado» para Moya

El Cabildo de Gran Canaria da el visto bueno definitivo al plan para ordenar la costa del norte

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El litoral de Arucas, Moya y Guía ya tiene un plan urbanístico que ordena su desarrollo y fija por dónde deberá ir la carretera que mejorará la conectividad de la comarca, en el lado tierra de la plataforma viaria actual, entre la GC-2 y los riscos. El pleno del Cabildo aprobó este viernes el Plan Territorial Parcial de Ordenación del Litoral del Norte (PTP-15) tras 13 años de tramitación y más de 20 de debates y otros frustrados intentos.

El documento salió adelante con el sí de los tres grupos en el Gobierno, NC, PSOE y Podemos, los dos consejeros de Ciudadanos y la consejera de CC. En contra votaron Unidos por GC y PP. El presidente del Cabildo Antonio Morales terció al final del debate para calificar de hito histórico este acuerdo y tildar de «irresponsables» las posiciones centradas en intenciones partidistas, según afirmó. «Estamos ante un instrumento absolutamente imprescindible para el desarrollo del norte», indicó.

Unidos por GC y PP centraron su oposición en las afecciones de este plan a 300 viviendas del litoral situadas en zona de dominio público marítimo-terrestre o de servidumbre. El portavoz del PP, Marco Aurelio Pérez, advirtió de que el PTP-15 no pasará de su publicación en el boletín oficial. Y José Miguel Bravo de Laguna, de Unidos por Gran Canaria, pidió sin éxito que el plan apostase por no intervenir en aquello que tuviese que ver con los inmuebles afectados por Costas.

Por contra, Ruymán Santana, de Cs, dijo del plan que era «necesario» y aclaró que las afecciones a las casas no las produce el PTP-15, sino la Ley de Costas. En esa misma idea insistió la consejera de Política Territorial, Inés Miranda, quien aclaró que el plan se limita a proponer bolsas de suelo en el caso de que al final sea necesario realojar las casas. «El Cabildo no expropia, solo busca soluciones», sentenció.

Por lo pronto, el PTP-15 nace con la oposición frontal de Moya. Ayer aprobó en pleno y por unanimidad una declaración institucional en la que se achaca al Cabildo «deslealtad institucional» por no «haber actuado de la manera más correcta» y porque el PTP-15 es un «grave atentado a los intereses de Moya y de sus vecinos».