Simulación de un parque eólico de aerogeneradores flotantes frente a la costa grancanaria. / C7

Gran Canaria

El Cabildo exige que la eólica marina se implante cómo y donde pide

El presidente anuncia una «oposición frontal» a la creación de parques si el Gobierno central no respeta las condiciones propuestas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, ha reclamado al Gobierno de España que tenga en cuenta las condiciones que acordó la corporación insular con el Gobierno canario para la implantación de la eólica marina, tras conocerse que el Consejo de Ministros de hoy martes tenía previsto aprobar el Real Decreto que regula los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM) en España, los documentos que fijarán la ubicación de los aerogeneradores marinos.

Cabildo y Gobierno regional pactaron, para el caso del litoral de Gran Canaria, que los aerogeneradores se alejaran a un mínimo de 8 kilómetros de la orilla y que su instalación se limitará a las «dimensiones estrictamente necesarias» en la zona de mayor potencial eólico del Sureste, entre Gando y Pozo Izquierdo, fuera de la visión desde las playas turísticas del Sur.

Además, el acuerdo que trasladaron al Ministerio para la Transición Ecológica proponía la creación de pasillos de navegación, por ejemplo de entrada al puerto de Arinaga, y el respeto a las zonas de interés para la acuicultura, los usos tradicionales pesqueros y las actividades marítimas deportivas.

A 8 kilómetros de la orilla

Sin embargo, la última versión conocida del POEM de Canarias no establece distancias mínimas a la costa para los parques eólicos marinos ni prevé, como demandaban las instituciones canarias, una implantación ordenada y progresiva, bajo criterios de máxima eficiencia, mínima ocupación y mínimo impacto paisajístico, habilitando primero una zona preferente para instalar entre 200 y 250 megavatios (MW) de potencia en 2030 y otra zona de reserva con capacidad para aumentar la potencia entre 900 y 1.000 MW en 2040.

En cambio, sí se elimina del POEM el polígono marino proyectado para la implantación de parques eólicos que estaba más al sur de la isla, el más próximo a las playas de San Bartolomé de Tirajana.

Ubicación supersuesta de distintos proyectos de parques eólicos en el litoral del sureste. / C7

Morales mantiene que «la implantación y desarrollo de los parques eólicos marinos es una acción estratégica y fundamental para alcanzar la soberanía energética en la isla, junto a los sistemas de almacenamiento y el desarrollo de la eólica y la fotovoltaica en tierra, donde tenemos unas condiciones inmejorables para todos estos tipos de producción de energía».

En el caso de las instalaciones en tierra «tenemos un suelo limitado y no hay espacio para todas las que podrían garantizar el 100% de la generación energética con renovables. Por ello es necesario que contemos con los parques eólicos marinos», agrega el presidente.

La oposición será frontal

Sin embargo, advierte Antonio Morales, « si el Gobierno de España no respeta las condiciones establecidas por las instituciones canarias, nuestro Cabildo no aceptará los POEM y hará una oposición frontal para impedir que la eólica marina se desarrolle en esas condiciones».

Al respecto, recuerda que si las competencias de ordenación del espacio marino corresponden al Estado, las del espacio terrestre insular, que ordenan la evacuación de la energía eólica marina al sistema eléctrico, son del Cabildo. «O casan las dos competencias o tendremos un problema», señala.

«No vamos a permitir que Madrid imponga un modelo distinto. O hay consenso en la zonificación o frenaremos el desarrollo de la eólica marina», sostiene el presidente.

En verde, los polígonos previstos para eólica marina en Gran Canaria. El situado más al sur se ha eliminado. / C7

Morales hace por ello «un llamamiento al diálogo entre la Administración central y las instituciones isleñas para que podamos desarrollar estos recursos estratégicos desde el consenso entre las administraciones y la sociedad civil».

Según la información disponible, el Consejo de Ministros tiene que aprobar el Real Decreto de los POEM para, posteriormente, establecer la regulación del sector y, previsiblemente, en el segundo semestre del año, lanzar la subasta para la instalación de los parques eólicos.

3.000 MW en juego

El proceso comenzó en diciembre de 2020 y prevé la posibilidad de instalar 3 gigavatios (GW), es decir, 3.000 megavatios (MW) en las cinco demarcaciones marinas españolas (Portugal aspiran a alcanzar 9 GW).

En 2021 se produjo el proceso de información pública, junto al estudio ambiental estratégico, y la consulta a las administraciones públicas y personas interesadas. El resultado fue la eliminación de cuatro emplazamientos en el litoral español, entre ellos el que se situaba más al sur de la isla.