Arcadio Suárez

San Bartolomé precinta una treintena de chiringuitos del carnaval en el Yumbo

Los gestores hablan de casi 300 empleados afectados y una inversión en riesgo de más de 100.000 euros. Confían en que todo se resuelva

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ordenó este jueves el precinto de una treintena de chiringuitos instalados en los dos aparcamientos privados situados en la zona exterior del centro comercial Yumbo, en Playa del Inglés, epicentro de estas fiestas. El motivo alegado por la Concejalía de Urbanismo es que carecen de la preceptiva autorización y que tampoco están incluidos en el plan de seguridad del Carnaval Internacional de Maspalomas.

Los policías locales colocaron los dos precintos en las primeras horas de la tarde, muy poco antes de que arrancara la noche de este jueves de forma oficial esta especial edición carnavalera, aplazada al verano por la pandemia de la covid-19. Empezó con la gala de presentación de las candidatas y candidatos de las galas. Este viernes será la primera, la de la Gran Dama.

Los afectados, uno de los cuales se queja de que se enteraron por la prensa antes de ser notificados, acogieron con sorpresa la medida. En los dos casos se trata de empresarios que alquilaron ambos aparcamientos para luego gestionar o subarrendar los chiringuitos. Uno de ellos, el que se suele ocupar para los carnavales, alberga 8, 5 hamburgueserías y 3 para bebidas, y el otro, que se estrenaba para estas fiestas, colocó 21.

Más de 100.000 euros de inversión en riesgo

Por los datos recabados por este periódico, este precinto afecta, entre los dos aparcamientos, a entre 170 y 180 empleados directos y a más de 100 indirectos, y deja en riesgo una inversión, antes de empezar los carnavales, de más de 100.000 euros, 60.000 en un caso y 40.000, en el otro.

Según el departamento de Fomento, el técnico municipal informó desfavorable la petición de los particulares por no contar, o no haber aportado, la documentación que exige la ley 7/2011 de 5 de abril de actividades clasificadas y espectáculos públicos.

Momento en que un policía local precinta uno de los aparcamientos. / Arcadio suárez

«El interés del Ayuntamiento es garantizar la seguridad de los participantes en el carnaval», apunta el edil del área, Samuel Henríquez, que, además, pone el acento en que por primera vez en la historia estas fiestas se han organizado de forma reglada. Es decir, todas las actividades han salido a licitación pública.

Aclara la corporación que en ediciones anteriores uno de esos dos aparcamientos (el otro no se usaba) era cedido al Ayuntamiento, por lo que todo lo que en él se colocaba, hasta 13 hamburgueserías y 15 chiringuitos, tenía la cobertura del plan de autoprotección de todo el carnaval.

Con programa carvalero propio

Sin embargo, este año los dos aparcamientos y sus locales están gestionados por terceros y eso, entienden en el Ayuntamiento, cambia las reglas del juego. Uno de ellos, de hecho, ha montado un escenario y ha diseñado su propio programa carnavalero, aunque, aclara, sin contraprogramar al oficial del consistorio.

Los dos empresarios aseguran que solicitaron los permisos en tiempo y forma, y que cuentam con plan de seguridad, seguros y otros requisitos. Uno de ellos, Rayco González, aclara que lo tramitó hace 50 días y que, de hecho, el Ayuntamiento le requirió más documentación y se le aportó vía telemática. «Por lo que nos cuentan, no les consta esa recepción», apuntó ayer, que confía en que todo se aclare. De hecho, tiene previsto reunirse este viernes con el edil Henríquez.